Comunidad Body Swap

lunes, 13 de abril de 2020

-Luna Tg-




-PARTE  2-



“Un viejo proverbio chino decía, -A la Luna Rosa miraras y fertilidad tendrás-”


Durante la semana, miles de páginas y noticieros habían pronosticado la famosa y exótica Súper Luna Rosa, una extraña luna llena que solo aparecía cada miles de años, por su exótico color rosado, a diferencia de la luna de sangre u otros tipos de lunas, pensaban que algo grandioso se acercaría, sin saber aún qué, simplemente llamaron a la población a admirar esta hermosa luna la cual como muchas de otras ocasiones seria visible hasta altas horas de la noche, como siempre a algunos les pasaba por un lado el interés de admirarla o simplemente de pensar que algo malo pasaría, sin embargo, sin saberlo, alguna parte de la población había sido afectada por diferentes lunas en tempos pasados, pero esa será otra historia...



Julio miraba las estrellas en el cielo esperando contemplar la maravillosa vista de la sorprendente súper luna rosa, cuando el momento llego, el chico se quedó hipnotizado ante la imponente imagen mirando el sorprende brillo que emanaba de ella, pronto el chico de 21 años, piel blanca, altura promedió, bello en todo el cuerpo, robusto, cabello negro rizado y ojos cafés experimento un fuerte mareo mientras que su cuerpo sufría una gran serie de cambios drásticos, luego de salir de la conmoción, Julio se miraba a si mismo extrañado, pronto notó como un largo cabello pelirrojo caía de su frente hasta sus hombros, justo cuando se encontró con un cuerpo lleno de cambios por todas las partes de su cuerpo, el chico asustadizo llevó sus manos a su nuevo par de senos agitándose por debajo de su playera, pronto las sensaciones intensas de ese par de senos embargaron su cuerpo de placer, mientras jadeaba, su perrito quien lo acompañaba se paseó por un lado meneando la cola, el canino de raza cruzada y de pelaje castaño ahora se paseaba con un hermoso pelaje blanco, ojos cristalinos, figura más fina y un comportamiento más de hembra canina, pronto, la nueva chica dirigió su mirada asustada hacia la perra que desconocía, la nueva Jules analizo su entorno, de repente sus senos se sacudieron muy sensiblemente, cuando parecía que sus pezones se erizaban aún más justo cuando miró directamente hacia el resplandor de la  Súper Luna Rosa, Jules estaba hipnotizada mientras que su cuerpo reaccionaba muy sensiblemente a los cambios producidos por  la magia de la sorprendente luna, un nuevo mareo sacudió a Jules cuando apenas pudo sostenerse, tomo su playera repentinamente y se desnudó de pies a cabeza disfrutando de sus nuevos cambios, la chica tomo su celular y comenzó a tomarse fotos mientras se masturbaba sin darse cuenta de lo que estaba haciendo, por otro lado su hermosa perrita peliblanca parecía no dejar de gemir plácidamente mientras se regocijaba sobre el suelo como si fuera una cama de plumas.




Valeria estaba llorando en su ventana, miraba a las estrellas deseando tener una vida mejor, la chica regordeta de 17 años, ojos castaños, cabello negro y largo pero enredado y maltratado se miraba odiando su propio cuerpo, dándose de topes hacia sus propios senos flácidos y pequeños que apenas se notaban que fueran de mujer, todo su cuerpo era un desastre, en la escuela las chicas más populares la molestaban por ello, era una gorda sin chiste y ni los chicos menos agraciados se le acercaban a hablarle por odio y repulsión, todo eso hacía que la chica tomara un mal comportamiento que hacía que menos quisieran acercarse a dialogar con ella, Valeria lloraba contra el cristal de su ventana cuando noto como el cielo se iluminaba color rosa, la chica quedo fascinada ante el extraño color que se alumbraba, pronto, quedo totalmente embobada mirando hacia la luna rosada cuando un cosquilleo recorrió todo su cuerpo, su cuerpo flácido comenzó a reducirse mientras que sus senos tomaban una mejor postura, poniéndose más firmes y redondos de un buen tamaño, sus caderas se definieron junto con su abdomen y sus piernas tomaron una mejor forma sin celulitis ni gorditos molestos dejándolas como unas piernas muy finas y lisas, su cabello creció más quedando totalmente alaciado tomando un color más claro hasta llegar al rubio, sus ojos también se aclararon perdiendo su color castaño hasta parecer mas cristalinos, su rostro adoptó una serie de rasgos más finos dejando su cuerpo totalmente afinado, Valeria despertó de la contusión por la hipnosis cuando sintió que su cuerpo se agitaba extrañamente, se sentía más ligera y con menos movimiento que antes, Valeria bajo la mirada notando un bien formado escote en su pecho, sus senos habían crecido y tomado una mejor forma dejando la flacidez de antes, pronto la chica sujeto sus nuevas tetas deliciosamente, las froto como nunca aún sin creer lo que tenía en sus manos, así mismo sentía su piel más sensible, pronto, la  chica recorrió su cuerpo con notando que debajo de esa horrible bata de dormir la cual cubría su espantoso cuerpo se encontraba una figura totalmente nueva de sí misma, Valeria corrió hacia el baño mientras casi tropezaba, lo primero que noto fue el rostro más hermoso que nunca había visto antes, sus ojos se llenaron de lágrimas y confusión, esa chica no era ella, sin duda alguna no lo era, alguna magia extraña la había convertido en lo que era, la chica llevo sus manos a su rostro acariciándose felizmente por los cambios, su nuevo rostro hermoso y una nueva cabellera dorada que tanto deseaba, la  chica se quitó la bata apreciando su nuevo cuerpo desnudo, la chica gorda y flácida se había ido, ahora era la nueva chica sexy de la escuela, sus ojos brillaron al escuchar su voz sensualmente modificada, las cosas parecían cada vez mejores para ella, pensaba que era un sueño del cual no quería despertar, pronto, un aroma extraño olfateo a su alrededor, parecía muy intenso y pronto se olvidó por un momento de sí misma, la  chica regreso a su cama recostándose mientras se disponía a explorar su nuevo cuerpo, tomo sus nuevas tetas con lascividad y las estrujo explotando todo su potencial en ellas, la chica no dejaba de jadear, era una sensación indescriptible, más de lo que sus antiguos senos flácidos le podían otorgar.



La madre de Valeria se había acostado una vez más junto a su esposo, ella estaba realmente triste de que su esposo ya no le tomara enserio como antes, recordaba cuando iniciaron como mantenían el sexo fuerte cada noche hasta que ella engordo y el ya no tuvo el mismo interés que antes por ella, aún así su cuerpo no lucia nada mal, inclusive se consideraba gordi buena, una milf para su edad pero la cual ya no servía para  su esposo, -Quizás el necesite una mujer joven y llena de energía –decía para si misma mientras intentaba cerrar los ojos para poder dormir, luego de un rato, la mujer estaba entre sueños despertando, se sentía algo extraña, su cuerpo se agitaba, como si algo le pidiera, percibía un aroma muy extraño, pronto abrió los ojos con explosividad, sus corazón palpitaba y su cuerpo sudaba, la mujer de 43 años comenzó a agitarse por toda la cama, -¡Mujer, ¿pero qué te pasa?! –gritaba Héctor, su esposo asustado por la intranquilidad de la mujer, - ¡Ven bésame, hazme tuya! -gritaba con perversión la mujer, cuando pronto libero sus grandes senos arrojándolos contra el rostro del hombre quien apenas entendía lo que pasaba, el hombre se quitó los senos de la vista mientras los tomaba salvajemente aprovechando la lascividad repentina de la mujer quien lo montaba, Ana estaba desatada, desnudo su cuerpo dejándolo expuesto ante su esposo quien con sorpresa la tomaba como una presa, la mujer no dejaba de jadear mientras arrebata el miembro del hombre entre sus manos, comenzaba a penetrase mientras recibía la atención de su esposo, quien inclusive comenzaba a notar que la mujer parecía algo más fina y retocada de lo normal, el hombre la sujetó con fuerza montándola salvajemente como le pedía, esperaba que su mujer retomara el salvaje camino de antes pero había tardado demasiado para hacerlo, la había estado engañando con Jenny su secretaria de servicio, pero ahora las cosas parecían ponerse más interesantes, el hombre fue montado con fuerza por su esposa quien parecía ya no caberle el miembro de su esposo en su desgastado coño, el hombre suspiró, no esperaba tanta potencia en un rato, sentía los labios carnosos de la mujer en su miembro mientras brincaba con dureza, la mujer comenzó a menearse y a brincar sobre de él, el hombre no pudo más y con un extraño orgasmo más intenso de normal se vino dentro de su mujer, ambos se tiraron satisfechos sobre la cama, pero la mujer parecía no tener fin, rápidamente se levantó y comenzó a besarlo, ella quería más, el hombre intervino alejándola hacia un lado, -¡Cálmate ya, ya estuvo cabrón!, tengo que trabajar mañana quiero dormir, ya me diste lo que quería, mañana le seguimos gordita –el hombre sentenciaba, la mujer lo ignoro y salió hacia la cocina a buscar algo que pudiera liberarla de su extraña presión sexual, pronto, escucho como gemidos muy intensos resonaban desde el cuarto de su hija, ella subió intrigada para averiguar si ella estaba recibiendo el mismo extraño poder sexual en su interior, cuando al abrir la puerta se encontró con una chica muy sexy en la cama de su hija, -¡Mocosa que haces aquí!, este es el cuarto de mi hija, ¿Quién eres tú, que hiciste con ella? –preguntaba a mujer intrigada, - ¡MAMA, QUÉ HACES EN MI CUARTOO! –contestaba la chica sorprendida ante la llegada repentina de su madre, ella pronto notó que ella estaba tan desnuda como ella, llevo rápidamente sus manos a sus ojos para cubrirse, - ¿Mama?, porque me dices mama, tú no eres mi hija, mi hija no es así de sexy, ¿qué hiciste con ella? –preguntaba la mujer asustada, - ¡No mama!, soy yo, Valeria, tu hija, algo extraño me cambio, miraba al cielo cuando la luz de la luna me atrajo y me convirtió en esta chica sexy que soy ahora –respondía la chica disfrutando de que no fuera un sueño, pronto, la mujer se acercó hacia la ventana, mirando hacia el cielo cuando pronto se quedó hipnotizada como si algo la abdujera, su cuerpo comenzó a paralizarse, sus senos se acomodaron mientras que su cuerpo adopto una forma más sensual, su cabello creció y se tornó más castaño, sus ojos solo cambiaron a un color miel y se encogió unos cuantos centímetros, la chica la miraba a un lado aun con unas fuertes ganas de tocarse, estaba impresionada que al igual que ella su madre se convirtiera en una copia mucho más  sexy y mejorada de sí misma, la mujer se paró en seco, pronto se acarició con la manos la frente tratando de controlar el nivel tan fuerte de emociones que la contornaban, camino extrañamente hacia la puerta cuando miro hacia su reflejo en el espejo del baño, miraba a una mujer muy sexy y joven que se parecía a ella misma pero sin duda no era ella, soltó un grito de miedo mientras que notaba como su cuerpo se agitaba, tenía unas nuevas curvas y un par de senos muy sexys colgando de su pecho, la mujer paro en seco, tomo sus nuevos senos con sus manos experimentando lo sensibles y firmes que eran, pronto la mujer se volteó hacia la chica que miraba en el espejo, su rostro ciertamente era más hermoso y refinado que antes, el resto de su cuerpo ahora parecía como el de una mujer que había mantenido su cuerpo en forma toda la vida tanto que inclusive parecía unos diez años más joven, la mujer escucho a la chica regocijándose sensualmente por detrás de ella en la cama, ahora entendía que su hija había sufrido el mismo destino que ella, la mujer comenzó a sentirse agobiada ante tantos estímulos sexuales que la extraña bruma repentina le intuía, ella camino hacia la chica y sin preguntarle ni impedirse nada ambas se abrazaron pasando sus manos por los  cuerpos bien formados de la otra, sus mentes estaban en un sueño sexual y ninguna quería despertar de ello, mientras la mujer acariciaba los senos de la chica, la chica hacia que su madre experimentara un fuerte orgasmo que la llevo hasta las nubes, mientras que el hombre quien aún seguía en su habitación escuchaba con intolerancia los quejidos de ambas mujeres, pensó que era tan inaceptable que ambas se comportaran así por urgidas en el sexo, el hombre se levantó furioso ante el escándalo que posiblemente llegaba hasta los vecinos, cuando el hombre entro a la habitación de la chica se llevó la inimaginable sorpresa de ver a dos mujeres sorprendentemente atractivas intimando una con otra, el hombre no comprendía lo que pasaba, ¿Qué hacían dos mujeres sexys en el cuarto de su hija regocijándose una a la otra?, el hombre pensaba mientras intentaba acercarse interesado en tocar a una de ellas, cuando de pronto, una luz cegadora ilumino la habitación, la Súper Luna Rosa estaba llamando la atención del hombre cuando este hipnotizado la seguía, pronto el hombre experimento una corriente por todo su cuerpo, justo cuando ambas mujeres notaron el aspecto del hombre cambiando drásticamente frente a sus ojos había sido demasiado tarde, -¡Papa, Héctor no! –gritaban las mujeres mientras que la imagen de una nueva chica hermosa se aparecía frente a sus ojos, pronto ella confundida sintió todos los cambios en su cuerpo asustada, -¡Pero qué sucedió!, porque tengo pechos, mi voz se oye tan sexy –se exaltaba el hombre ante sus cambios, luego Ana se levantó atraída ante la soy mujer que era su esposo, ella levanto su camisa de dormir liberando sus dos nuevos grandes senos en su pecho, la nueva  chica quedo totalmente perpleja ante lo que veía, su mujer sin el saberlo aún la estaba excitando explorando lo que parecían ser un par de senos femeninos colocados en su pecho, sus pezones se calentaban mientras la sexy mujer a su espalda los frotaba haciendo gemir a la nueva chica como perra, pronto la mujer sujetó a la otra llevándola al espejo del baño mostrándole su nueva realidad, -¡Vez, esto es lo que nos pasó a los tres! –le decía la mujer sutilmente con una voz muy sensual y tentadora a su nueva chica, el antes hombre abrió los ojos totalmente sorprendido e incrédulo ante lo que miraba, sus ojos ahora bellas perlas verdes ocupando un cuerpo realmente increíble y encantador, su cabello largo color castaño y ondulado con un cuerpo lleno de unas carnes con curvas prominentes, una piel blanca y bronceada con buenas  caderas, culo firme y sobre todos dos buenos y proporcionados senos en su pecho, la nueva chica parecía realmente una belleza de súper modelo, pero su mente aún seguía siendo la de un hombre que se feminizaba poco a poco, su estatus cambio de un hombre de 50 años al de una joven y hermosa chica de 19 años, era mucho que procesar para el ex hombre quien no podía creer lo que sus bellos ojos miraban, pero la mujer quería enseñarle más que su nuevo cuerpo, ella la llevo a la cama junto con su hija y la dos  comenzaron a experimentar con ella sus tres sexys y sensuales cuerpos, primero su hija quien cuaba sus nuevos senos haciéndola estallar mientras que su mujer le realizaba el mejor sexo oral que había experimentado en su vida, parecía que ambas se vengaban imponiéndose ante la nueva sexualidad frágil e inocente del hombre quien gemía sin control alguno, las tres terminaron tan mojadas que la cama olía vagina y sudor de sexo intenso.







2 comentarios:

  1. Una grandiosa historia que buena

    ResponderBorrar
  2. Woooooowww oajala puedas seguir con más casos asi de la luna rosa por cierto el detalle del perro fue muy divertido y genial jajajajajaj

    ResponderBorrar

¿Te ha pasado que quieres decir algo pero las palabras no son suficientes? Ahora puedes colocar imágenes o vídeos en comentarios, con los siguientes códigos:

[img]URL de la imagen[/img]

[video]URL del video[/video]