jueves, 28 de febrero de 2019

Una app divertida



Pareja



Por anónimo


miércoles, 27 de febrero de 2019

¡¡Soy una chica!!



Por anónimo


Pareja de chicas


Por anónimo


martes, 26 de febrero de 2019

La nueva madre


Por anónimo


No puedes hacerme esto

Hola a todos, aquí Ghost. Les estaré subiendo caps simples cada semana ya que la universidad me está comiendo mucho tiempo.

A mediados de abril retomaré Cualquier Cosa por un Amigo.

Gracias por su atención, espero que disfruten



lunes, 25 de febrero de 2019

Noche entre pareja


Por anónimo


Pidiendo dulces


Por anónimo


domingo, 24 de febrero de 2019

Castigo de Dios



Por John Constantine


La chica sexy



Por John Constantine


sábado, 23 de febrero de 2019

La chica de Roma (literal)


Por John Constantine


La Hermana de mi Novia


Por John Constantine

viernes, 22 de febrero de 2019

De Viaje


Puaj, cómo odio hacer esto para conseguir dinero, pero bueno, no me quejo, gracias al Gran Cambio pude conseguir este bonito cuerpo, y he de admitir que tiene sus ventajas ya que así he conseguido irme de viaje por varios países y conocer el mundo, como siempre quise hacer.

Ahora, a terminar con este sujeto y cobrarle el favorcito, que mi siguiente destino es Italia, y espero hayan varios chicos interesados en mi, puesto que se me acabará el dinero.

La Sexy Youtuber


¡Viernes de Saga Caps!

Por John Constantine
















jueves, 21 de febrero de 2019

Resurrección



Por John Constantine


Madre prostituta


Por John Constantine


miércoles, 20 de febrero de 2019

Los Feminizadores - El Caso de Ángel

Hola compañeros y compañeras, aquí les dejo una "historia". Pues, espero les guste y comenten, tendrá varias partes, pero no tantas, así que bueno xd léanla.
Desde ya les puedo decir que para escribir historias no soy tan constante, así que puede que esperen bastante tiempo para la segunda parte. Gracias C: 
 


Era como una leyenda urbana, habían hombres que eran reportados como desaparecidos y nunca los volvían a encontrar, sin embargo algunos "volvían" con la diferencia de que ahora era una mujer la que reclamaba su identidad. Según las mujeres que reclamaban su identidad, es que ellas eran los desaparecidos, y que alguna persona las tuvo retenidas y las convirtieron en mujeres por alguna razón, pero que afortunadamente pudieron escapar.

Nunca se pudo demostrar que fuera cierto, a parte de que las mujeres que se presentaban tenían en su ADN los genes XX por lo que eran mujeres 100% naturales, sin embargo, sí resultaba curioso que las mujeres que aparecían no tenían identidad y no estaban registradas en el sistema como el resto de humanos, era como si nunca hubieran existido.

Siempre me pareció que el tema era una payasada, y que las mujeres reclamadoras de identidad eran oportunistas, no hay forma de transformar un hombre en una mujer al 100% y menos transformando cada uno de sus genes. Así que pensaba que los hombres secuestrados quizás estaban en líos con la mafia o envueltos en algún arreglo de cuentas.

Más lejos de la verdad no podía estar, y lamentablemente tuve que experimentar esto por propia cuenta para saber que este tema era verdad.

Un día estaba regresando a mi casa después de estudiar, a eso de las 11:00 pm, vivía solo y mi familia se encontraba de viaje por el país, ellos eran así, y bueno, mi enamorada estaba haciendo un curso en el extranjero, así que podía irme a fiestas sin preocupaciones ya que mis padres pagaban mis estudios.

Cuando estaba por llegar a mi puerta sentí un hincón en el cuello, y mientras se me nublaba la vista solo pude sentir como me arrastraban a un carro antes de desvanecerme.

Desperté en una cama y aún tenía la vista nublada, poco a poco me fui recuperando y ¡¿Pero qué diablos?! podía ver un par de senos pegados a mi, y no podía ver mi pene, simplemente no veía nada, quería moverme a ver qué había pasado pero noté que mis manos y pies estaban atados.


Tranquilo, tranquilo pensé. Debe ser un sueño, sí, eso es. Cuando alguien entró de repente al cuarto donde me encontraba y me dijo ~Hola bebé, ¿cómo estás? veo que ya despertaste, la inyección no suele durar tanto, pero bueno~ Ahí es donde ordené mis ideas, sentí un hincón en el cuello antes de desmayarme, ¡esto era real! ¡¿Qué me has echo maldito?! 

~Si no te calmas no podemos hablar tranquilos preciosa~ me dijo.
Tuve que calmarme un poco si quería sacarle información a este sujeto. Okay, bueno, dime, ¿Qué me pasó? ¿Qué me hicieron?

~Ay, tu carita es tan linda que no puedo negarme a contarte todo lindura, está bien~

~Me llamo Sandro, soy una persona solitaria, y por eso recurrí a esto, verás, tengo contacto con Los Feminizadores, ¿habrás escuchado de esa leyenda urbana donde desaparecen hombres y a veces aparece una que otra mujer reclamando su identidad? pues, es cierta, esas mujeres eran hombres y fueron transformados al igual que tú -decia esto mientras señalaba mi nueva vagina- yo, sin embargo, lo hice por motivos distintos a los de ellos, la inyección que te puse es por qué te he estado observando, estás solo actualmente y nadie te va a buscar, y así lo hicieran, jamás te encontrarían.~

Maldito, ¿Por qué me hiciste esto? -pregunté-

~Tranquila nena, ya estoy llegando a esa parte... Verás siempre me han gustado las mujeres, sin embargo, soy muy malo con ellas, me rechazan y ninguna quiere estar conmigo, así que recurrí a Los Feminizadores, para que me dieran un poco de su "fórmula" por así decirlo, ahora tengo una mujer linda, que a parte de ser mi sirvienta, también será mi esposa.~

Por un momento me quedé petrificado, este tipo estaba loco, debía encontrar el modo de soltarme y tratar de escapar de este lugar -¡Suéltame maldito! déjame ir, me llamo Ángel, soy un hombre ¿oíste? ¡H-O-M-B-R-E!-

~No Ángela, no digas esas cosas, -decía mientras me desataba las manos y me hacía sentar- te enseñaré... mira, ¿ves estos lindos senos? son de mujer, si te los pellizco así, te dolerán, ¿a los hombres no les duele no? 

-Au au, ¡basta porfavor!-


~¿Ya ves? y ahora mira esto, que hermosa hendidura tienes, y creo que es hora de estrenarla, y te vendrá bien para que te acostumbres, puesto que esto es irreversible.~

Me desató las piernas y eché a correr hacia la única puerta que había, Sandro caminaba lentamente detrás de mí, como si no tuviera prisa, cuando de pronto un shock eléctrico me recorrió todo el cuerpo y caí al piso.

~Por si no lo habías notado, tienes un collar en el cuello, que casualmente controlo con este control, así que espero que lo pienses 2 veces antes de tratar de huir la siguiente vez.~

Solamente atiné a patearle los testículos, y cayó al piso retorcido de dolor. Me miró con una cara que me dió miedo y me metió una cachetada. Usualmente habría sido capaz de soportar ese dolor, pero por algún motivo, esa cachetada me hizo ver estrellas.

~Maldita perra, eso me dolió, me estás causando más problemas de los que deberías, ya es hora de que te acostumbres a tu nuevo estado~ me dijo, y de la nada me empezó a arrastrar del cabello en dirección a un sillón.

Traté de resistirme en vano, ya que esa cachetada aún me estaba doliendo, me lanzó al sillón y se empezó a desvestir. Comencé a rogarle que no hiciera eso, que iba a ser bueno, y que no lo denunciaría con la policía por lo que me había echo, cuando de pronto se echó a mi lado y empezó a masajear mis nuevos senos. La sensación entre el dolor de la cachetada y el leve placer que sentía ahora me eran realmente confusos, no sabía que pensar, cuando de pronto de mi boca salió un gemido, que de inmediato Sandro interpretó como una señal.

~Ya te estás adaptando, bien, es hora del paso 2.~

Apenas terminaron de salir esas palabras de su boca, pude sentir como su pene erecto estaba empezando a penetrarme, cosa que me tomó por sorpresa y empecé a sacudirme para escapar de esa situación. Sandro me agarró del cuello mientras yo movía mis piernas tratando de escapar, sentía como me dividía en 2, física y mentalmente. Físicamente sentía como un pene me atravesaba y era doloroso, puesto que era mi primera vez, y mentalmente estaba confundido, puesto que después del dolor llegó el placer, y no sabía cómo reaccionar ante eso, los gemidos empezaron a salir nuevamente de mi boca, mientras Sandro me sujetaba con fuerza. Todo era muy confuso, quería llorar, cuando de pronto sentí como Sandro temblaba y su pene tenía espasmos.


Se había corrido en de mi.


Si... bueno, ojalá haya sido una buena introducción o algo por el estilo. Ah si, me olvidé decir, si es que ven que no hay coherencia en el largo de cabello de las chicas o las personas distintas, etc. Cada vez que vean uno de esos detalles, un hechicero lo hizo. Gracias :v

Una sexy embarazada


Por anónimo



martes, 19 de febrero de 2019

El juicio – Capitulo 5 “Nuevo cuerpo, nueva vida”


  La sentencia, había sido dada, y aunque me había olvidado de actuar por completo, mi reacción debía ser completamente natural. Mientras podía escuchar (aunque no les prestaba atención), los gritos que Karina estaba dando. Yo simplemente había cubierto mi rostro con ambas manos para inclinarme sobre la mesa del juez y tratar de no llorar, aunque si habían salido de mi suaves sollozos.

-Gracias… gracias…. – eran palabras completamente sinceras y que venían de muy dentro de mí, por fin, por fin, iba a ser libre de este asqueroso cuerpo, al fin había ganado, Karina me entregaría su cuerpo, el cuerpo que deseaba y merecía, mi verdadero cuerpo. Apenas escuche el resto de la condena, que eran al menos cinco años en prisión para este cuerpo.

Sentí unas palmadas en el hombro por parte del juez, y al levantar la vista, vi que me daba una suave sonrisa. Él no sabía lo que había hecho seguramente, él pensaba que había regresado a una noble y pobre chica su vida. Bueno, él podría estar con su conciencia tranquila, yo le agradecería más de lo que Karina pudiera odiarlo.

-¡No! ¡No! ¡Suéltenme! – gritaba Karina mientras aquellos fornidos guardias la habían tomado de los brazos. - ¡No pueden haber hecho esto! ¡él no es yo!

-¡Señorita! – soltó el juez dando un golpe sobre la mesa – o debería decir “señor”, verificamos toda la información, la señorita Karina – indico haciendo un gesto hacia mí – nos dio información precisa que corroboramos con mucha gente cercana usted, incluido sus padres – además, sus coartadas eran completamente falsas e inexistentes, revisamos toda la información que usted nos entregó, sobre la cuenta que decía tener y el tal james, y no fue encontrada, no existe, tales perfiles  no existen –soltó el juez dejando a Karina pasmada.


Mi sonrisa tuvo que ser reprimida, ella no podía entender porque había fallado, quizá ella pensara que lo habían hecho mal, o que todo estaba arreglado, su torpeza y poca astucia le estaba costando muy caro.

-La máquina de intercambio esta lista, llévenselos – ordeno el Juez

Ambos hombres empujaron y arrastraron a Karina fuera de la sala a través del largo pasillo mientras yo me detenía para abrazar al juez que me dio un par de palmaditas susurrando “ya paso todo”. Parecía empeñado en hacerme sentir bien y calmarme, convencerme de que la pesadilla había terminado, y si, después de tantos años la pesadilla terminaría, tendría un nuevo inicio en un hermoso y joven cuerpo.

Salí de aquella sala para seguir a los guardias, Karina forcejeaba con ellos y sollozaba, repetía continuamente las frases “por favor, no, no me hagan esto” “no pueden creerle, el no soy yo” “se los ruego, no me hagan esto”

Las lágrimas de una hermosa mujer podrían ablandar el corazón de cualquier hombre, salvo que ellos ya estaban convencidos de que era el intento desesperado de un gordo enfermo por aferrarse al cuerpo que había robado. Caminé detrás de ellos por el pasillo, era largo, y pronto comencé a respirar agitado debido a que no estaba acostumbrado.

Por alguna razón, era más consiente de mi propio cuerpo, sentía mis pies dentro de los zapatos, mis regordetes dedos que se quejaban de aguantar mi obeso cuerpo, sentía mi respiración y mi prominente estomago bajar y subir cada que respiraba, mi sudor, que empezaba a bajar por mi papada y también el temblar de mis carnes, seguramente rodeadas de abundante grasa acumulada con los años.

Karina parecía haber perdido fuerzas para retorcerse y se estaba limitando a lloriquear y rogar de que la soltaran y no hicieran una injusticia. De no ser yo el destinatario de ese cuerpo quizá sentiría pena por ella. Trague saliva, ahora mi preocupación era como sería el sentir el cambio, mi corazón latía ¿dolería? ¿y si algo salía mal?... eran muchas preguntas que rondaban por mi cabeza. Al fin llegamos a una puerta en la que había otro guardia, y cuando entregaron una orden con la firma del juez, este abrió la puerta insertando una tarjeta de identificación y un código de seis dígitos, me sorprendía la seguridad que había ahí. Nadie podría llegar a esa máquina si quisiera hacerlo furtivamente o por la fuerza.





Era claramente intimidante, sin embargo, la puerta de acero dio un suave chasquido antes de abrirse hacia adentro mostrando lo que parecían dos enormes cámaras, el guardia que nos había abierto se acercó a un tablero de comando en donde inserto otra tarjeta e ingreso nuevamente la contraseña. El monitor mostros una serie de comandos, yo mismo podía decir que eran complejos, y busco el sistema que desde un externo se hubiera liberado la hora para poder llevar a cabo su funcionamiento, definitivamente esa máquina no sería usada por nadie a menos que hubiera autorización.

Trague saliva mientras había silencio, solo roto por los sollozos de Karina, de repente, con un chasquido, las dos puertas de aquellas cámaras se abrieron, se abrían lentamente quizá cruelmente para Karina, y como probando la paciencia que yo tenía. Dentro había dos sillas metálicas con reposa brazos y arriba lo que parecía la parte superior de una máquina para cabello que podría encontrarse en cualquier centro de belleza. Aunque sabía muy bien que era un aditamento de tecnología tal, que nadie había podido reproducir perfectamente en el mundo.

Mi como Karina había unos últimos esfuerzos por zafarse de los guardias, lloraba y rogaba que no la obligasen. Sin embargo, los musculosos guardias parecían gorilas con brazos de acero que no le permitieron zafarse, arrastrándola prácticamente al interior de una de aquellas cámaras y forzándola a sentarse.

Pude ver como hacían una señal al encargado del tablero, que ingreso un par de comandos, cintas metálicas salieron de la silla. Los guardias amordazaron con ellas los brazos de Karina a los reposaderos de la silla y sus piernas a las patas de la misma. Una cinta adicional rodeo su frente para que no agachara la cabeza o se resistiera cuando acomodaron aquella cúpula sobre su cabeza.

Los guardias salieron de la cámara cerrando la puerta de metal detrás de ellos. Trague saliva cuando me miraron, pero con un gesto educado me dijeron “por favor”, señalando la segunda cámara. Entre casi sintiendo que empezaría a híper ventilar. Me daba una ligera sensación claustrofóbica, me deje caer sobre la silla de metal sintiendo que mi gordo trasero apenas y entraba de forma apretada en aquel asiento. Parecía que no consideraban que yo fuera a resistirme porque simplemente me pidieron que me recargase en el respaldo para bajar la cúpula y acomodarla sobre mi cabeza.

Sentía una suave presión alrededor de mi frente cuando el aditamento fue colocado, estaba más nervioso y asustado que nunca. No sabía si esto había sido buena idea, pero no había marcha atrás. Cuando los hombres salieron la puerta se cerró dejándome a oscuras un momento antes de que una tenue luz de color rojizo iluminara el interior de la capsula donde estaba.

No sabía si transcurrían minutos, o solo segundos, pero justo cuando iba a preguntar qué es lo que iba a pasar, sonó un pequeño pitido encendiendo un foco color blanco en la parte superior de la cámara. No tuve tiempo ni de buscarlo con la vista por un chirrido llego junto con la sensación de una fuerte descarga eléctrica. Ahogue un grito incapaz de proferir sonido alguno. Mis manos se aferraron al reposadero de metal, como si me hubiera quedado pegado. Podía sentir la electricidad correr por mi cuerpo y como mi cuerpo se agitaba por ello, pero incapaz de moverme, era como estar pegado a la silla sin poder hacer nada.

Era escalofriante, tenía miedo, sentía que esto había estado mal, que moriría en esta máquina encerrado. Aquello había durado demasiado, ¿o solo habían sido pocos segundos? Estaba muriendo, quizá, empezaba a ver luces frente a mis ojos, líneas azules, luego se sumaban verdes, y puntos blancos. Sentía como si me estuvieran poniendo un destapa caños enorme en la cabeza y me estuvieran succionando, me preguntaba si Karina estaba sintiendo lo mismo y trataba de resistirse de algún modo ante esta sensación. Sentía que mi conciencia se perdía, era irreal y una experiencia siniestra y horrible. De pronto se produjo un momento de oscuridad no era consiente de nada, estaba flotando en la oscuridad sin poder sentir, pensar o percibir nada.


Miles de imágenes corrieron por mi mente, no era como verlas, era un golpe de recuerdos que no eran míos, y que no reconocía, había miles de sonidos, risas, palabras, llanto, discusiones, momentos alegres. Y tan rápido como habían pasado, se habían ido. Poco apoco, todo se volvía de color blanco suavemente, aquellas líneas de color azul y verde volvían a verse frente a mí. Y poco a poco sentía nuevamente la descarga eléctrica, como el proceso se estuviera invrtiendo. Sentía las descargas recorrerme, pero de una manera diferente. Sentía algo suave cayendo en mi rostro, la tenue luz de la cámara era notoria y poco apoco la electricidad dejo de sacudirme

Respiraba con agitación, el terror aún estaba ahí, la experiencia había sido sobre natural, y mis brazos seguían inmóviles en la silla. Sin embargo, cuando mire no podía mover la cabeza, de hecho, no podía moverme en absoluto, mi pánico duro poco pues con otro chirrido, las cintas que me amordazaban se desabrocharon. Mi respiración era completamente agitada, podía volver a moverme, me di cuenta que lo suave que sentía en mi rostro era cabello, largo y sedoso.

Levante mis manos temblando, no estaba, no estaban mis gordos y gruesos dedos, en su lugar había dos manos, finas y cuidadas, con hermosas uñas pintadas solo con esmalte de brillo. Sentía una sensación dentro de mí, era jubilo… confusión, alegría, no podía creerlo. Lleve mis manos a mi rostro. Toque una piel suave, podía decir que no era mi rostro, mis pómulos suavemente hundidos y una nariz más pequeña, labios suaves que dejaron en mis dedos suavemente el rojo del labial que había en ellos.

En mis retorcidas fantasías imaginaba este momento, en donde me reiría y seguramente apretaría mis pechos, lleno de lujuria. Sin embargo, la realidad era más compleja. Bajo mi mirada para ver, que, en efecto, había un par de hermosos y firmes pechos cubiertos por esa ajustada blusa. Me apoye en los reposa brazos para ponerme de pie lentamente. Temía que no pudiera hacerlo, pero fue increíblemente fácil, sentía mi cuerpo ligero, como si no pesara… era obvio, mi mente aun recordaba lo que era mover esa mole de cebo, en comparación, este esbelto y trabajado cuerpo era una pluma.

Un nuevo chirrido se escuchó haciendo que la puerta enfrente de mí se abriera lentamente. La luz que se filtró me lastimo un momento la vista antes de poder ver la habitación a la que había llegado con miedo. Temblaba, no sabía si era por la emoción, o si era por la descarga eléctrica, o quizá porque no estaba acostumbrado a esto, di un primer paso tembloroso, pero mis piernas eran fuertes y listas para soportar mi peso sin problemas, a pesar de los tacones no parecía tener problemas en poner un pie frente al otro, no era algo que mi mente recordara hacer, pero la memoria muscular hacia maravillas. Salí respirando aun algo agitado, tarde un segundo en reaccionar y entender que debía seguir mi actuación hasta el final.

-Al fin… soy yo de nuevo… so y yo – solloce suavemente pasando mis manos por mi rostro y abrazándome con mis nuevas manos. El chirrido a mi costado me hizo volverme para ver cómo tras dos trompicones mi viejo cuerpo daba contra el suelo. Era la antítesis de mi situación, yo saliendo, con un cuerpo joven, esbelto y hermoso, y Karina ahora atrapada en ese cuerpo obeso, desgastado y descuidado.

El verle caer al suelo me dio una imagen de lo patético que me veía, y de algo modo sentí un placer cruel al ver como ahora alguien sufriría la injusticia que había vivido yo al haberme tocado un cuerpo tan pobre e inútil. Mi mente se había formado a la idea de que la suerte jugaba un factor en la vida, si no fuera por ese ridículo e inservible cuerpo mi vida hubiera sido mejor. Karina sollozaba y lloraba cuando alzo la vista para ver lo que le había arrebatado, me preguntaba que vería ella. Yo veía a un gordo perdedor en el suelo, ella quizá vería a alguien que le había robado su belleza y su juventud, no me importaba.

-Te dije que recuperaría mi cuerpo – hable, fueron mis primeras palabras. Tuve que guardar mi sorpresa, al escuchar mi suave y jovial voz salir de mi boca.

-¡Maldito! – soltó junto con un suave sonido nasal producto de cómo había descuidado los pulmones de ese cuerpo por años – ¡devuélveme mi cuerpo enfermo! Eres un desgraciado

-Estás loco… - solté sintiendo el inmenso placer de haberme salido con la mía. Pero enfatizando en mi voz una denotación de desprecio.

-Muchachos, llévenselo, tiene una condena de 5 años que cumplir – informo el guardia a sus compañeros para que sujetaran mi viejo cascaron por los brazos, se veía que no les gustaba tener que alzar al gordo. Sujetar a Karina debía ser un pequeño gusto, además de que no pesaba nada, pero incluso a esos fornidos muchachos les costó levantar al obeso por los brazos mientras este trataba de oponer resistencia.

-¡No!, no, se los ruego, los engaño, por favor, yo soy Karina – lloriqueaba mientras lo sacaban de la sala y el guardia restante le miraba con desaprobación. Fue un impulso, pero los tres guardias me daban la espalda mientras Karina atrapada en mi cuerpo era sacada de ahí.

Sonreí, pero esta vez con toda la malicia que sentía, todo ese placer de que me habían salido bien las cosas, posiblemente un gesto que ella nunca había hecho o visto en el espejo, que la dejo pasmada un momento. Lleve mis nuevos y finos dedos a mis labios para dar un beso sobre ellos antes de voltear mi mano y moverlos en señal de despedida mientras ladeaba mi rostro burlonamente y gesticulaba con mis labios “Gracias mi amor”



La silenciosa burla hizo que Karina luchara con más fuerza e ira, pero eso solo hizo que los hombres golpeasen su prominente estomago y diera una arcada y un sollozo antes de que terminase por perderse de vista.

-Señorita Karina, le pido que salgamos de la sal a- pidió el guardia.

-Oh, si, si – dije saliendo y mirando como la máquina que había sido mi más grande deseo volvía a quedar tras esa puerta después de haber cumplido mi más grande anhelo. – gracias – dije abrazando al guardia un momento que debía de estar encantado de aquello – de verdad gracias – dije antes de apartarme

-No se preocupe, debió pasar por mucho – aseguro.

-Sí, así fue, pero ya termino – dije con sinceridad, al fin podría comenzar con mi verdadera vida. Me condujo a un lado del pasillo por una puerta disimulada que resultó ser un elevador. Resultaba que el pasillo estaba suavemente inclinado y al ser tan largo habíamos terminado un par de pisos bajo tierra. Menuda forma de asegurarse que nadie llegara a la máquina. Ingreso su tarjeta para que el elevador funcionara y apretó el botón que nos llevaría de nuevo a la parte de arriba, o más bien a lo que yo creía era la planta baja del edificio judicial.

Al salir simplemente pasamos por un pasillo antes de salir a donde mis papas esperaban. Estos sin darme mucho tiempo me abrazaron, me besaron la mejilla y la frente, disculpándose repetidas veces y diciéndome lo mucho que lo sentían y me cuidarían. Mas a rastras que por mi decisión fui llevado al auto en el que habían llegado, me decían que iríamos a su casa.
-No – dije de pronto – no, perdón… quiero, ir a mi departamento, necesito, un momento conmigo misma, quiero saber… que tengo que reconstruir – dije tratando de parecer afligida, no podía verme en un espejo, pero trataba de imaginar cómo debía verse una mujer afectada – mañana iré con ustedes hoy... necesito descansar – pedí.

Tardaron n momento, pero me dijeron que entendían y me llevarían a mi departamento. Durante el trayecto no hablamos, o bien no sabían que decirme, o creían que no querría hablar de mi horrible estadía en el cuerpo de ese culo gordo, y tenían razón, no quería volver a saber nada de la vida que acababa de dejar atrás. Mientras llegábamos empezaba a darme cuenta de enormes diferencias que no se me habían ocurrido en ningún momento mientras fantaseaba.

Primero es que mi vista era más clara, la edad de mi antiguo yo habían hecho que empezará a necesitar lentes, o que se me cansara, era como ver todo de manera brillosa, colores nítidos y maravillosos. Respiraba de manera profunda varias veces haciendo que mis nuevos padres pensaran que estaba reflexionando, pero en realidad estaba disfrutando de mis nuevos pulmones. Era como sentir aire limpio entrar por mi nariz y llenar mis pulmones sin llegar a sentir dolor o sentir que no me llegaba suficiente aire. Era maravilloso, una sensación que no entendería nadie que no hubiera pasado años sufriendo problemas respiratorios, y todo a causa de ese absurdo peso.

Cuando llegamos me despedí de mis nuevos padres dándoles un fuerte abrazo y asegurándoles que iría al día siguiente. Sonreí cuando mi padre aseguro que iríamos al centro comercial al día siguiente, ya conocía su tendencia a disculparse con regalos.  El edificio no era lujoso, pero era mejor que el barrio donde vivía antes, vivía en la segunda planta, pero en lugar de usar el elevador me dirigí a las escaleras. Necesitaba hacerlo y sentirlo, aunque tardase más tiempo.

Puse el primer pie en el escalón, recordando la faena y reto que era subir mi pesado viejo yo por las escaleras. Pero esta vez sonreí, mis piernas, torneadas, eran fuertes, jóvenes, soportaban mi peso sin problemas mientras escalón tras escalón subía sintiendo que apenas hacia esfuerzo. Lo hice de manera tranquila, no corrí ni metí prisa, disfrutaba una experiencia tan sencilla como esa, algo tan burdo era una diferencia enorme entre mi yo de antes y mi nuevo cuerpo. Respire hondo y triunfante cuando llegue al piso de mi departamento, mi corazón latía pausadamente, no había sido un esfuerzo, mi gordo viejo yo estaría sin aliento y con el corazón am i l por hora.

Esta vez di pasos presurosos para llegar a la puerta y usar la llave. Al abrirla vi el interior de mi departamento. Solo lo había visto pro algunas selfis de Karina antes, pero ahora, esto era todo mio también. Mucho mejor que la pocilga de antes. Lo revisaría más tarde, lo primero que hice fue ir a mi nueva habitación, era mi más profunda fantasía.


La habitación estaba medianamente ordenada, pero sonreí al ver aquel enorme espejo en la puerta del armario, no me extrañaba, la vanidad de Karina haría que necesitara asegurarse de que se veía bien cada día antes de salir. Camine hacia el espejo, para que, por primera vez, pudiera contemplarme. Ahí estaba, hermosa, joven, tan deslumbrante como la había visto por primera vez en nuestro encuentro en aquella sala del juzgado. Aunque mis ojos se veían suavemente rojizos por sus lloriqueos.

Fui al cuarto de baño para mojar mi cara y limpiarla por completo con una toalla que arrojé al piso sin importarme que la había ensuciado con el labial. Volví a mi habitación para mirarme en el espejo. Definitivamente, sin maquillaje era mucho más hermosa, mi piel era suave y perfecta, no necesitaba maquillaje en absoluto.

Me mire desde varios perfiles, admirando mi nuevo rostro, lo toque suavemente, mi tacto también era diferente, era como si sintiera cada centímetro que tocaba, las yemas de mis dedos eran pequeñas, o eso sentía. Me aleje un par de pasos para contemplarme de arriba a abajo. Ponía mis manos en mis caderas para cargarlas a un lado, intentando ser sexy… tenía que trabajar en eso, dominar gestos y hábitos más precario. Me mire de perfil, definitivamente mis glúteos se veían firmes y mis pechos grandes.

Pensé que lo primero que haría en esta situación seria apretar con deseo mis atributos, pero me había quedado embelesado. No tenía que ser desesperado, todo esto era mío, mío para siempre, este era mi cuerpo, no había prisa por ser majadero…. Pase mis manos sintiendo un abdomen plano, sentía suavemente lo tonificado que estaba. Hacia un par de meses podría decir que era toda una fitness, la oficina había golpeado eso un poco, no importaba, nada que no pudiera volver a tener. Decidí sentarme para poderme contemplar a gusto, la memoria muscular de este cuero me ayudaría a tomar mi nueva vida, pues me senté con las piernas juntas. Había que decirlo, ya no hacía falta que abriera las piernas como antes.

-Soy… tan hermosa – dije pasando mis manos por el borde de la tela de la blusa que llevaba antes de irla subiendo para ver mi abdomen y finalmente quitármela dejándome ver un hermoso sostén de lencería rosa. El color me gustaba contrastaba con mi piel de manera preciosa. Mis manos buscaron el botón de mi Falda para quitármela también deslizándola rápidamente por mis piernas. La lencería era del mismo color. – Perfecta… - murmure para sí poniéndome de pie para poder ver todo el esplendor de mi nueva juventud y belleza.

Seguía sin tener el impulso de ser agresivo o abusivo con mis nuevos atributos, lo haría, de eso no tenía duda, pero aún no. Ver que aquella belleza en el espejo se movía como yo quería era hipnótico, estimulante. Lleve mi índice a mi boca mordiéndolo con un gesto sensual.





-Cuidare muy bien este cuerpo Karina… ahora es todo mío cariño – musite con mi dulce voz. Sonaba como la de una niña buena haciendo una promesa, y aquello hizo que sintiera algo bajo mi abdomen.

Me acomodé sobre la cama, me tendí respirando hondo, la cama estaba llena del aroma de Karina, o, mejor dicho, mi aroma, era delicioso, un perfume natural que tenía un toque floral. Cerré los ojos, y no se trataba de ver, si no de explorar lo que podía sentir, las sabanas eran suaves, se veía que usaba un suavizante bueno, o que pagaba lavandería, mi piel era diferente, estas sabanas se sentían como si estuviera sobre seda o un tacto suave y cremoso, muy diferente a la piel que no podía dejar de comparar con la de un elefante, que poseía mi gordo y viejo yo.

Me tome mi tiempo de disfrutar mis nuevos sentidos, pase mis manos por las sabanas un momento antes de ponerlas sobre mis muslos y pasarlos en una suave caricia que me hizo erizar por completo. Las deje ir en un recorrido por mi abdomen, sintiendo lo trabajado que estaba, fue un recorrido que disfrute por completo hasta llegar a mis nenas cubiertas por aquella lencería.

Me detuve un momento, pensé en que es lo que quería hacer y sentir… me descubrí pasando mis manos de manera suave en un masaje sobre mis pechos. Lo hacía sobre el sostén, la tela del mismo era suave, era un tacto rico que produjo que de mi boca saliera un suave jadeo. Era como pone runa música de ambientación a mis sensaciones.





El cuarto estaba en silencio, el cual se rompía por suaves jadeos que salían de mi boca y el sordo sonido de mis manos frotando la tela que envolvía mis firmes seno. Poco a poco era un poco más impulsiva, más agresiva, los apretaba de forma suave y los movía en círculos o los alzaba antes de dejar que volvieran a su puesto original. Sentía una ansiedad bajo mi abdomen, y sabía que es lo que quería explorar ahora…

Pase mi mano suavemente por encima de mi braga, el movimiento fue acompañado por un gemido más pronunciado. Dejaría que mi cuerpo me guiara en mi exploración. Jugué unos segundos por encima de la tela antes de levantarla. Me tomo por sorpresa sentir el vello púbico de aquella zona, había fantaseado con Karina teniendo un coño rasurado y dispuesto como veía en las actrices que aparecían en la pornografía que consumía vorazmente antes.

Sin embargo, el roce suavemente rasposo empezaba a gustarme. Mis dedos exploraban alrededor de mi nueva Vagina, era espectacular, como hombre y debido a mi peso no podía mantener una erección por más de unos minutos, pero perdía la noción del tiempo al formar suaves círculos con mis dedos alrededor de mi labio vaginal. Experimentaba formas de provocarme, usando mis dos dedos juntos para delinear círculos, después separando mi índice y anular para frotarlos por los lados haciendo un movimiento de arriba abajo. Mi mano en mi pecho se volvía más insistente, apretaba, masajeaba e insistía, sentía como sobre la tela sentía un pequeño punto duro, mi pezón estaba erecto, lo apreté sobre la tela del sostén haciendo que liberara mi primer gemido.

Había sido espontaneo y dulce, delicioso de oír, me parecía más sensual que los gemidos que las perras emanaban de la industria pornográfica, y el gemido lo había provocado yo, y lo había dado yo.

Repetí aquello un par de veces más, mordiendo mis labios en una acción inconsciente, mi cuerpo reaccionaba y no iba a reprimirlo, iba a ser bueno con él. Iba a darle placer porque me daría una vida maravillosa. Iba a cuidarlo y él me dejaría repetir mil veces estas sensaciones. Arrastre el sostén para dejar mis pechos al aire, empezando a trabajar el mismo masaje sobre ellos, el tacto directo sobre mi piel era un estímulo diferente, se sentía bien, intenso, real.

Relamí mis labios a placer mientras apretujaba uno de ellos con mi mano, eran suaves y firmes, era como apretar bombones, pero que cada que lo hacia producía una rica sacudida que me recorría la espalda. Decidí trabajar en mi zona intima, mis dedos trataron de entrar poco apoco, aunque me detuve, la sensación no había sido tan placentera, pero instintivamente supe a que se debía o debía hacer.

Alce mi mano, llevándola a mis labios e introduciendo mis dedos en mi boca. Fue una placentera nueva sensación: mi sentido del gusto, años de beber gaseosas y tragar grasas habían hecho mi lengua una porquería, era notorio que Karina había cuidado mucho más su cuerpo para mí. Mi lengüita era más pequeña, pero sentía sabores maravillosos, lo mejor era que lo primero que probaba era “mi” sabor. Deje a mi lengüita trabajar a placer entre mis dedos dejándolos húmedos antes de sacarlos de mi boca y hacer un segundo intento

Di un pequeño salto al sentir la diferencia, entraban de manera suave, deliciosa y producían un gemido largo, profundo y sensual que resonó en mi habitación. Me detuve al sentir que habían entrado lo suficiente antes de empezar a moverlos, nuevamente exploraba, entraban y salían, se movían, y poco a poco mi cadera se movía suavemente al compás de los movimientos de mis manos.

Apretaba las pantorrillas y arqueaba mi espalda, hasta que llegue a un punto que me hizo dar un pequeño quejido. Fue una descarga brutal por toda mi columna. Mis dedos volvieron a apretar esa zona haciéndome repetir la dosis… ese debía ser mi clítoris, fui a mable, nos estábamos conociendo, yo, la nueva Karina, iba a darle más atención de ahora en adelante e iba a tratarlo como el gustase para sentir lo mejor que pudiera provocarme.





Una presión enorme se sentía bajo mi abdomen, quemaba, pero era delicioso, se extendía por todo mi cuerpo y después ardía con más fuerza. Me encontré mordiendo mi almohada con fuerza a medida que mi mano se movía más rápidamente dentro de mí. Me sentía como una bomba de presión, esto no se comparaba a lo que hacía cuando era hombre, era intenso, era sensual, mi cuerpo no podía más….

Me arquee ahogando un fuerte gemido en la almohada que mordía, sintiendo una cálida humedad que lleno mis dedos. Mis pies apretaron un momento la cama antes de relajarme y respirar de forma agitada, y dar pequeños espasmos cada que sentía los vestigios de mi primer orgasmo.

-Adoro… mi nuevo cuerpo… - alcance a decir retirando mis dedos de mi interior para alzarlos y ver un ligero liquido escurrir por ellos. Los lleve a mi boca para sentir nuevamente mi sabor, era un poco más salado que antes, pero me encantaba, mis piernas temblaban, y aun daba espasmos más pequeños, no podía creer que las mujeres pudieran sentir algo así, era injusto – no… es este cuero… mi cuerpo… - iba a convencerme de que no era solo por ser mujer, yo era especial, mi nuevo cuerpo era especial y por eso podía sentir as, Poco a poco iba calmándome y pensar con más raciocinio. Me senté sobre la cama acomodando mi suave y largo cabello que había terminado sobre mi rostro. ¿Qué debería hacer?... ¿Qué tenía que hacer?, cierto, tenía que preparar mis cosas para el día siguiente, debía ir al trabajo, y…. – No…

La palabra salió en voz alta, ir al trabajo de secretaria era lo que la estúpida y fracasada Karina haría, por eso había terminado en ese cuerpo gordo. Yo, mi mente deseaba éxito, y tenía un cuerpo y la juventud para obtenerlos. Iba a renunciar a ese trabajo, mi pretexto seria obviamente el cambio, yo era una graduada en programación y con mis habilidades no me sería difícil encontrar algo más adecuado para ganar lo que deseaba. Me puse de pie, Karina contactaría a sus amigas para charlar sobre todo esto y….

-No… - repetí de nuevo, mi investigación me había dado malos modales y hábitos – eso es lo que la estúpida Karina haría – me repetí mirando al espejo mi silueta, ahora desnuda, mirando mi bien formado trasero. Lleve mis manos a l para jugar con mis glúteos mirando su firmeza y tamaño antes de apretarlos suavemente. ¿Pasar la tarde tocándome? Era algo que la vieja Karina seguramente no haría…. – Pero ahora yo soy Karina… - sonreí a mi reflejo – y este es mi cuerpo…

Volví a la cama levantando las sabanas, después de todo, tenía toda mi vida por delante y un mundo que explorar… no pasaba nada por dedicarme una y tarde a conocer a mi nuevo cuerpo…