Comunidad Body Swap

viernes, 30 de octubre de 2020

"La Subasta Escolar", -La porrista-







Marco había llegado a su nueva casa, había planeado desde que salió del salón de intercambio no regresar a su verdadera casa, había esperado mucho este momento y que mejor que la ridícula subasta de las ingratas chicas de la escuela, -¡Subastar sus cuerpos, que estúpidas! –decía Marcos con su nueva voz de niña mientras caminaba brincando sintiendo sus pequeñas tetas rebotar y su cuerpo mas elástico que antes, había dejado de ser el gordo mediocre de la escuela a estar en el sexy cuerpo de Lana Roberts, la porrista ricachona de la escuela, luego de intercambiar con ella chillando a un lado, salió corriendo dejando su paga de 3 mil en las manos de la  administradora, -Valió la pena gastar hasta mis últimos ahorros del mes –decía entretenido con sus tetas solo en su nuevo cuarto, todo era tan femenino y su cuerpo más femenino, se miraba en el espejo disfrutando sin aun poder correr lo fácil que había sido obtener su cuerpo  cuando nadie más quería pagar más de 3 mil por la simple idiota de Lana, con eso quedaba más que claro que no valía nada más que su lindo cuerpo y su sonrisa falsa para sus amigas, luego de eso, tomo su nuevo celular y comenzó a tomarse fotos con el cuerpo de Lana desnuda en la cama, pronto miles de chicos comenzaron a llamarle ahora que tenía una gran ventaja.



jueves, 29 de octubre de 2020

Cambiando el pasado








- ¿Qué haces?, ¡ven y cógeme de una buena vez…!, (cielos, de verdad me veo como un completo asco desde esta perspectiva, de verdad no me veo nada atractivo para las chicas, inclusive ahora mismo siento un asco tremendo dentro de mis interiores al sentirme acosado o acosada por la mente enferma de mi cuerpo o de mí mismo, quizás no estaría mal si me quedo con este cuerpo, aunque pierda mi línea temporal).

- ¡Vaya Ashley!, que buena vista, no pensé que de verdad quisieras…, digo sé que eres una chica muy sexy pero no creí que alguien como tu quisiera de verdad tener relaciones sexuales conmigo, o quizás deberías de ser muy puta ahora.

Brandon era el típico chico obseso al que todas las chicas ignoraban y rechazaban como un perdedor más allá de los acosos y los pensamientos asquerosos y pervertidos que se imaginaban insinuaba con ellas, pero Brandon no se imaginaba que encontraría un objeto que lo ayudaría a solucionar su problema, mientras caminaba en la zona de antigüedades, una señora de edad avanzada le ofreció un extraño anillo que le permitiría viajar al pasado al cuerpo que él quisiera, sin más explicaciones Brandon pensó que la señora podría ser una bruja mentirosa, pero si bien no pensaría en no aprovechar una valiosa oportunidad regresando a su casa muy emocionado, cerro su habitación con llave y se colocó el anillo esperando una sin suceder nada se recostó en la cama imaginando estar en el cuerpo de Drake, un chico popular y jugador atlético de la escuela un mes antes de que terminara con Ashley quien fue su novia y así poder tener relaciones con ella, mientras Brandon esperaba que algo pasara su mente comenzó a dar vueltas, mientras que imaginando la situación algo extraño sucedió y terminó mirando un cuarto muy distinto al de un hombre, todo era de color rosa pareciendo más a la habitación de una niña, cuando extendió sus manos se dio cuenta de que algo no andaba bien, se levantó agitado moviendo su cuerpo de forma brusca y extraña cuando por fin dirigió su mirada a sus nuevos grandes pechos los sujetó pervertidamente mientras corría al baño a mirar su nuevo cuerpo, entre los cabellos rubios que estorbaban su mirada pudo encontrar el reflejo de Ashley quien haba sido con a quien había cambiado de cuerpo o al menos poseído como eso parecía, Brandon no tardo en aprovechar la oportunidad acariciando fervientemente sus nuevas tetas y frotando su coño muchas veces con sus dedos, luego de tomarse unas buenas fotos de la vista del cuerpo de Ashley se las envió a él Brandon del presente a quien le pidió de manera exhaustiva y sin el Brandon del presente aun creerlo que la fuera a visitar a su casa pues le daría un valioso momento que  jamás el Brandon del presente hubiera imaginado.




miércoles, 28 de octubre de 2020

Me niego a dejarte ir



Beatriz una mujer de 42 años ama de casa ex maestra  casada desde hace 20




Beatriz : Hoy es un nuevo día  jueves como cualquier otro me levanto 8 am como de costumbre tuve otra pesadilla  un hombre me había secuestrado siendo yo solo una pequeña niña tenía tanto miedo gritado por mi vida se sentía como un recuerdo tratando de salir lo trato de olvidar tan terrible sueño cuando me asomo por la ventana donde puedo ver a mi marido plantar otro árbol siendo 7 árboles uno por día

Su marido William es un hombre de 45 años de carácter severo maestro de preparatoria desde hace 21 años



Justamente hace 7 días la actitud de su marido había cambiado pidiendo unas vacaciones en pleno curso escolar tiempo que el a aprovechado para atenderla como si fueran novios dándole mimos  regalos y atendiendo el jardín por primera vez jaque el nunca había interés más allá de mantenerlo limpio Beatriz se quita de la venta para irse a bañar el tiempo pasa y ella  baja arreglada con la ropa que su marido le pidió que usará siendo un atuendo inusual ya que marcaba su espléndida figura

Al entrar en la cocina William ya había preparado el desayuno
Beatriz : ya estoy lista ¿estas seguro que puedo usar esto?. William voltea con cara de asombro
William : te ves hermosa amor como te había imaginado ¿te gusta el nuevo árbol que plante? Se llama Leonor
Durante el desayuno la actitud de William era inusual era vastante amable acariciando la mano de Beatriz ella sonreía falsamente sin entender lo que pasaba
William : espero que estés lista para hoy daremos un paseo. El ríe viendo a los ojos a su amada esposa
Beatriz : si me alegra que salgamos a pasear otra vez



William y Beatriz caminaban por el parque tomados de las manos pasando junto unos juegos donde ya se encontraban varios niños jugando en los columpios el sube baja y los caballitos el se detiene viéndolos cuando voltea con Beatriz con un peculiar brillo en los ojos tomándola con ambas manos
William : mi querida esposa lo hemos intentado en varias ocasiones y te propongo que consideremos adoptar uno o dos niños sería maravilloso ¿verdad?. Beatriz retira sus manos sorprendida por tales palabras
Beatriz : no te atrevas a bromear con eso vámonos de una vez ya no quiero estar aquí
William : pero mi amor no es ninguna broma. Beatriz ignora sus palabras y continúa caminando fuera del parque momentos más tarde William le pide disculpas por su comportamiento invitandola al cine Beatriz no termina de comprender su comportamiento que cada vez era más estraño el primer día de sus vacaciones el no sabía que hacer la veai como si fuera la primera vez el segundo día fue aún peor lo encontró llorando en la sala no fue asta el cuarto día en que su esposo comenzó a ser tan considerado y atento con ella al punto de que ya no lo reconocía Beatriz estaba tan absorta en estos pensamientos que no presto atención alguna a la pelicula ya saliendo del cine fuero la llevo a un pequeño pero hermoso restaurante donde William no paraba de ablar



William : amor tengo varios planes para estas vacaciones el primero será cambiar mi despacho por una habitación más cómoda para un niño o niña se que quieres ablar del tama solo piensalo además hacer los cambios que quisieras con respecto a la sala. William seguía ablando cuando junto a ellos pasa una bellísima mujer a la cual Beatriz voltea a ver y William nisiquiera le presentó atención Beatriz se levanta dando un fuerte golpe en la mesa provocando que todos los volteen a ver

Beatriz : me puedes decir que carajos te pasa en serio crees que con tratarme bien y darme atenciones vas a remediar 20 años de maltratos abusos y humillaciones ya estoy arta de ti cuando nos casamos le pedia a la virgen tener un bebé para cuidar pero ahora doy gracias a que fueras un maldito esteril acaso crees que no me entere de tus aventuras con tus estudiantes siempre serás un asco de persona



Beatriz sale del restaurante tumbando La silla en la que se encontraba dejando a William solo ante la mirada de los demás el toma su anillo entre sus dedos mientras observa a Beatriz subir a un taxi
William : eres un estúpido William en serio que arruinaste tu matrimonio con tan hermosa mujer. Momentos más tarde William llega a su casa con una botella de vino y un pequeño regalo
William : mi amor querida ya estoy en casa te pido disculpas se que no he tenido el mejor comportamiento en estos años pero en esta ocasión te juro con todo mi corazón que esta vez si voy a cambiar de todo corazón amor ¿estas arriba?

William sube a su recamara esperando encontrar a su esposa pero no estába al final del pasillo logra ver la luz del baño encendida tras haber dejado la botella en una mesa en dirije al baño para su horror al entrar descubre el cuerpo de su esposa sumergido en la bañera y un fracaso de pastillas para dormir tiradas en el suelo William se lanza a la bañera sacando el cuerpo desnudo de su esposa para darle respiración de boca a boca siendo esto completamente inútil durante varios minutos William se queda llorando con el cuerpo de su esposa entre sus brazos preguntándose ¿que es lo que sigue haciendo mal? El se levanta dejando el cuerpo de ella recostada en la cama William sube al auto saliendo a la calle poniendo su mirada en aquellas parejas felices que se encontraba cuando decide acercarse a una mujer de la vida galante que aparentaba unos 34 años el se acercó y sin decir palabra alguna el solo mostró 3 billetes de 500 pesos ella sonrió subiendo al auto mostrando su enorme trasero



William : ¿como te llamas?
Patty : pues me dicen caramelo pero me llamo Patty y tu guapo ¿Cuál es tu nombre? Por ese dinero te puedo hacer..
Antes de que ella terminará de ablar el se estaciona en un callejón poniendole un pañuelo en la boca ella forcejeo por uno instantes antes de caer inconciente momentos más tarde ya se encontraba de regreso en su casa con el cuerpo de Patty entre sus brazos dejandola junto al cuerpo de su esposa de una pequeña caja fuerte escondida sacó un medallón  Yin-yang



William lo parte en dos mitades la mitad negra la coloca sobre el pecho de Beatriz mientras la mitad blanca sobre Patty ambas partes comienzan a brillar el ambiente en la habitación se torna pesado dificultando la respiración del medio del círculo blanco una luz sale la cual es absorbida por el círculo negro de la mitad blanca ambos cuerpos comienzan a brillar los pechos de Patty se hacen más pequeños con forme a su altura aumenta el color y largo de su cabello cambia de manera notable para cuando el brillo se detiene el cuerpo de Patty ahora es una copia exacta del cuerpo de Beatriz  William acaricia su cuerpo sintiendo su calidez y el fuerte latir de su corazón los ojos de William miran el otro lado de la cama donde ahora llase el frío cuerpo de una joven de apenas 16 años la cual resulta ser la hermana de una de las estudiantes de William el toma una prendas vistiendo a la nueva Beatriz cuando terminó toma al frío cadáver de la joven llevándolo al patio trasero donde comienza a cabar un agujero que termina siendo más profundo que ancho introduciendo a la joven cuyo cuerpo queda enterado de manera vertical

William : perdón te pido mil veces perdón perdoname por haber gastado inútilmente tu vida no era mi intención Clara te juro que tu serás la última esta vez lo are mejor

William la termina de sepultar yéndose al sofa para dormir un poco antes del amanecer y terminar el trabajo

Beatriz : Hoy es un nuevo día como cualquier otro me levanto 8 am como de costumbre tuve otra pesadilla era una Prostituta a merced de un hombre siento miedo trato de gritar por mi vida se siente como un recuerdo tratando de salir  lo trato de olvidar tan terrible sueño me asomo por la ventana donde puedo ver a William plantar otro árbol me pregunto ¿que nombre le pondrá esta vez?



martes, 27 de octubre de 2020

“El deseo de mi mejor amiga”

 

“El deseo de mi mejor amiga”

 


Era el cumpleaños de María, la mejor amiga de Jay, la chica estaba muy emocionada pues pensaba que ese día la pasaría muy bien, tal fue el caso que una pelea entre sus padres y otras tantas circunstancias como haber terminado con su novio por una infidelidad justo el día de su cumpleaños la habían llevado a tener uno de los cumpleaños más tristes y peores de su vida.


María estaba deprimida e incluso muchos de sus invitados no habían asistido a la fiesta, para la cual, ella se había arreglado aun estando muy triste por la pérdida de su novio.


Luego de que la fiesta resultara un fracaso, Jay se quedó consolando a su amiga, quien estaba llorando y sufriendo luego de haber tenido un mal día, después de hablar un rato, María estaba delirando entre sus pensamientos, estaba agobiada con la escuela, con los problemas en su casa y necesitaba un respiro, necesitaba un ambiente diferente y desestrezarse, María tomó el pastel que aún le quedaba sin partir pues ni si quiera había llegado a celebrar junto a todos sus amigos con su pastel de cumpleaños, coloco una velita extraña que según ella había conseguido para un día especial y mientras pensaba en todo lo que había pasado, deseo en lo más profundo de su corazón poder tener un respiro de su propia vida.

Cuando María dijo eso, las luces se apagaron y el humo de la vela comenzó a esparcirse por toda la habitación rodeando a María y a Jay quienes eran los únicos dentro, el humo era tan fuerte y espeso que comenzaron a ahogarse, pero el humo parecía que se introducía a propósito dentro de sus pulmones y era expulsado llevando consigo sus propias almas transfiriéndolos al cuerpo del otro, luego de un rato María y Jay terminaron desmayados sobre la cama.


- ¿Qué pasó, en dónde estoy? –María sollozaba tratando de levantarse –

- ¿María? –Jay preguntaba mirando hacia el chico que se parecía mucho a el –

- ¡Si!, ¿Jay? –preguntaba la chica quien comenzaba a ver más claramente –

- ¡No puede ser! –Jay gritaba escuchando su nueva voz de chica –

- ¿Por qué tienes mi cuerpo? –María gritaba escuchando su voz de hombre –

- ¡No lo sé!, no puedo creer que haya pasado esto, tengo tu cuerpo, soy tu –Jay deslizaba sus manos a sus nuevos senos, pero de repente era interrumpido por María –

- ¡Oye no hagas eso! –María quitaba sus manos que ahora eran de Jay de sus senos –

- ¡Perdón jeje! –

- ¿Cómo fue que paso esto?, ¿Qué le vamos a decir a nuestros padres? –María comenzaba a sentirse mal –

- ¡Tranquila, seguro que esto tiene una muy buena explicación! –Jay le decía, pero no podía dejar de apartar la mirada de sus nuevos senos –

- ¡No puede ser, todo esto es mi culpa! –María recordaba sus palabras y luego la vela –

- ¡No lo es tranquila! –Jay ponía su mano en el hombro de María que antes era su cuerpo, pero luego se sintió que eso era demasiado femenino –

- ¡Fue culpa de mi deseo!, ¿No recuerdas?, ¡Pero que tonta soy! –María se daba de topes –

- ¡Todo fue culpa de esa vela, creo que es mágica! –Jay le decía –

-No pensé que fuera verdad lo que esa señora me había dicho, ¡Ahora que vamos a hacer!, tan solo pedí tener un descanso de mi propia vida, y terminamos intercambiando nuestros cuerpos –María se comportaba algo desesperada –

- ¡Exactamente! –Jay le respondía –Tu deseo fue descansar de tú propia vida, yo era el único a tu lado y prácticamente te robaste mi vida para descansar de la tuya –

- ¡Lo siento mucho!, nunca pensé que esta cosa fuera real y que se tomara las cosas tan enserio, mucho menos pensaba robarte tu cuerpo –María de disculpaba –

Luego de conversar sobre lo que tenían que hacer, María salió de su propia casa para ahora ir a la de Jay, ambos  eran mejores amigos, así que no habría mucho problema en identificar las cosas y vidas de cada uno,  siempre se contaban todo y ahora más después de lo que había pasado, María estaba algo asustada al principio, pero a decir verdad, ella salió con algo de confianza de su casa, sentía que había un nuevo mundo por descubrir y que todos sus problemas se habían ido, realmente ya no era María y ya no tenía porque seguir estresada por una vida que ya no era la suya desde este  momento.

Mientras tanto, Jay estaba fantaseado con la idea de ser una chica, y quien mejor que su mejor amiga María, inmediatamente después de que ella se fue, Jay desnudo su nuevo cuerpo, necesitaba explorar y mirar ese sexy cuerpo que tanto deseaba, era imposible haber imaginado antes que sucedería esto, todo gracias a la ingenua de María quien nunca imagino que esto podría pasar al pedir un deseo tan fuerte como ese, ahora Jay tenía todo su cuerpo.


Luego de mirarse al espejo, Jay estrujo delicadamente sus nuevas tetas jugueteando con ellas haciéndolas rebotar con el peso de la gravedad, provocando cosquillas lascivas en su interior, experimentando esas tiernas masas suaves y carnosas pero sensibles que comenzaban a poner su cuerpo de manera extraña mientras más lo hacía.

- ¡Umm, que rica estas María!, jamás pensé que tuvieras un cuerpo tan rico y tan lascivo, me encanta la idea de tener esas deliciosas tetas en mis manos –Jay frotaba sus pezones erectos –¿Qué tenemos por aquí?, ¡Una vagina!, con que esto se siente tener una rica y tierna vagina entre las piernas, que suave y raro se siente, me da muchas cosquillas, lástima que no tengo mi pene para penetrarte ¡Jejeje! –Jay le daba unas palmaditas a su vagina la cual estaba despidiendo fluidos a causa de su jugueteo –Y pensar que María realmente tenía un cuerpo tan lascivo, tocar cada parte de su cuerpo me produce un cosquilleo intenso, quizás María sea una chica ninfómana, ahora yo soy una chica ninfómana que disfruta del sexo, ¿Pero que estoy diciendo?, ¡No, realmente no quiero ser una chica!, no quiero ser una chica adicta al sexo, me gusta tener mi pene y ser yo quien penetre a las chicas –Jay comenzaba a sentirse extraño, como si su nuevo cuerpo o la mente de María comenzará a jugar con sus sentimientos -¡No sé qué hacer!, solo quiero seguir tocando mis senos y penetrar mi vagina con mis dedos –Jay introducía su dedos dentro de su vagina mientras que con la otra mano estrujaba uno de sus senos con fuerza provocando que su cuerpo se retorciera como el de una puta adicta al sexo -¡Ahhh, que rico, esto es muy delicioso! –Jay jadeaba como una zorra –

Después de masturbarse intensamente, Jay se preparó para la ducha, sentía su cuerpo adolorido y muy cosquillado por la intensa sesión de adrenalina que le había dado a su cuerpo, contoneaba su redondo culito hacia el baño mientras que veía la tina que ahora tenía llena de agua y de espuma, algo que a Jay siempre le excitaba ver a las chicas cubiertas por la espuma de latina, introdujo su nuevo cuerpo dentro de la cálida agua y pronto su piel comenzó a ponerse bastante caliente, Jay paso el rato dentro del agua frotando y masajeando su nuevo cuerpo, frotando el jabón redondamente sobre sus tetas y pasando el jabón por su vagina experimentando un nuevo mundo de sensaciones.

Después de salir del baño, Jay se tardó unos minutos arreglándose, quiera vestirse sexy en el cuerpo de su amiga, se puso un conjunto con un par  de medias muy sexys que hacían ver a sus piernas muy tiernas y sensuales poniéndose por  encima una minifalda de terciopelo que hacía juego con sus medias, también se colocó un sujetador que hacía  que sus nuevas tetas se ajustaran más a su pecho notándose más firmes y redonditas cargando con el peso que sentía ahora liberado en su espalda, también apoyando a que sus tetas no se jugarán tanto provocándole el cosquilleo que no lo dejaba tranquilo, por encima  se puso una blusa corta de tirantes que solo hacía que sus senos relucieron aún más, luego de eso, Jay se sentía bastante sexy y coqueto con el cuerpo de la chica, le encantaba mirarse en el espejo luego de  haber elegido el conjunto perfecto para su nuevo cuerpo, Jay estaba disfrutando mucho de ser María, pero poco después, sus padres llamaron a la puerta.

- ¡Hola hija, queremos hablar contigo! –sus nuevos padres le decían al mismo tiempo –

- ¡Si mama pasen! –Jay les respondía sintiéndose extraño al hablarle así a otros padres que no eran los suyos –

-Tu padre y yo hemos hablado y, lamentamos mucho el cómo nos comportamos últimamente, sabemos que la regamos el día de ayer que era tu cumpleaños, lo lamentamos en verdad –la mujer le decía a la chica –

- ¡No hay problema mamá!, es algo a lo que ya estoy acostumbrada, simplemente siento mal que sea en el único día especial que necesito que todo salga bien en el año –Jay no entendía cómo habían salido esas palabras naturalmente de su boca, era como si su mente estuviera conectada con la de María y ahora él sentía lo que ella sentía –

- ¡Esta bien hija!, lo sentimos mucho, de cualquier manera, te damos este dinero para que te compres todo lo que quieras en el centro –el padre de María le decía y le entregaba un fajo de billetes –

- ¡Claro, como siempre resolviendo todo con dinero!, pero está bien, no hay problema, gracias de cualquier manera –Jay les decía –

Los padres de la chica salieron y Jay estaba sorprendido de la gran cantidad de dinero que estos le habían dado, guardó el dinero en su bolso de chica y salió al centro a hacer compras, sesenta como toda  una señorita, de repente entro a una tienda de juegos sin pensarlo, pronto, noto como todos los chicos la miraban sedientos de poder charlar con una chica tan sexy a la que de igual manera pensaban que era una tonta por simplemente buscar videojuegos de hombres, Jay se  sintió acosado y decidió salir del lugar, paso un rato caminando sin aun pensar en algo bueno para gastar el dinero en lo que le habían dado sus nuevos padres, de repente, noto una tienda de ropa de chicas, Jay sintió interés por un vestido que había notado y entonces se sintió como un tonto, ahora le gustaban las cocas de chicas, Jay no comprendía, pero en verdad ahora solo deseaba poder comprar ese vestido y probárselo.

Jay pasó la tarde buscando y comprando ropa linda y se la probaba en los vestidores, también era agradable pues miraba a algunas mujeres probándose ropa y eso le gustaba ya que podía mirarlas sin que nadie sospechara que era un hombre mirando a las mujeres.

Después de compra mucha ropa y zapatos, Jay regreso a casa, de repente recordó porque había visitado la tienda de videojuegos, pues quería usar el dinero para comprarse la nueva consola de PS y gracias a el acoso de los hombres se le había olvidado y ahora se había gastado todo el dinero en ropa de chica que para colmo le gustaba y ya quería ponerse para salir en la próxima reunión con sus amigas.

Jay regreso a casa de María, metió todas sus nuevas cosas y luego ceno algo ligero pues, aunque quería no le apetecía comer tanto, Jay lo único que quería era regresar a la ducha y enjabonarse el cuerpo tan rico como lo había hecho esta mañana, se terminó de arreglar y luego se tiró a la cama, de repente, el celular de María comenzó a sonar desesperadamente, era el novio o el ex novio de María, Jay no quería contestar, pero algo dentro de ello obligó a hacerlo.

- ¡Hola! –Jay respondía tímida y tiernamente como si quisiera hablar cortadamente tratando de no llorar –

- ¡Hola bebe!, ¿Estas bien? –el chico le decía –

- ¡No!, realmente no, me siento triste, todo es tu culpa, pase uno de los peores cumpleaños de mi vida y tu solo me usaste y me engañaste –Jay lloraba luego de hablar compulsivamente –

- ¡No bebe, no es lo que crees, en serio déjame explicarte!, Karina solo es una amiga, solo eso –el chico respondía cínicamente –

- ¡Cállate, no quiero saber nada de ti! –Jay colgaba desesperadamente y luego se hecho a la cama a llorar, se sentía muy triste de repente –

Pero el celular de María volvía sonar.

- ¿Qué quieres? –Jay le gritaba –

- ¡Hola, soy yo María!, ¿Qué pasa? –Jay escuchaba su vieja voz de nuevo –

- ¡Jay!, digo, ¡María!, (No sé porqué dije eso…), ¿Qué has hecho?, ¿Porque no has venido a verme?, necesito que regresemos a nuestros cuerpos, ¡Ya no quiero seguir siendo una chica!, ¿Porque no me dijiste que tu cuerpo era una ninfómana? –Jay lloraba –

- ¡Tranquilo Jay, veo que no te sientes muy bien, creo que el efecto de la magia que tenía esa vela también afecta un poco nuestros verdaderos sentimientos, quizás ahora pases por una mala etapa de mi vida y mi cuerpo reacciona a todo eso –María le explicaba, aunque ella escuchaba muy bien –

- ¡Pro ya no quiero seguir siendo una chica, por favor, devuélveme mi cuerpo! –Jay le suplicaba –

- ¡Lo siento Jay!; pero no puedo hacerlo, no tengo otra vela como esa, además eres mi mejor amigo, pensé que tomarías esto parabién y me ayudarías, pensé que serias un buen amigo y tomarías mi cuerpo por mí unos días para qué yo pudiera descansar –María le decía algo molesta –

- ¡Claro que soy tu mejor amiga!, pero no puedes simplemente robarme mi cuerpo, toda mi vida me está agobiando y ahora hasta mi ex acaba de llamarme –Jay le decía sin escucharse a sí mismo –

- ¿Tu, ex…? –María le preguntaba extrañada –

- ¡Si, no, tu ex, no mi ex, Ahhh!, no sé porque no puedo concentrarme, parece que tu cuerpo quiere seguir siendo María, mi esencia se pierde cada vez más, debes de ayudarte, quiero mi vida de regreso –Jay lloraba –

- ¡Ya veo!, pues al parecer sol te está afectando a ti, supongo que es como un medio para proteger mi deseo y descansar de quien antes era y te estas convirtiendo en la verdadera María –María le decía sin importarle mucho ahora –

- ¿Cómo que me estoy convirtiendo en ti?, ¡Rumpelstiltskin, eso no era parte del traro! –Jay le decía –

-Pues supongo que es parte del efecto del proceso, al menos serás yo, tendrá dinero, un cuerpo de chica el cual tocar todo lo que tu desees –

-Pero si no puedo gozarlo no tiene mucho valor después de todo –Jay lloraba –

- ¡Tranquila Mary!, recuerda que soy tu mejor amigo y puedes contar conmigo cuando tú quieras –María solo empeoraba el efecto a propósito –

- ¡Gracias Jay, eres el mejor, te quiero! –Jay le decía sin darse cuenta –

Luego de que ambos terminaran de hablar, el teléfono volvió a sonar unas cuantas ocasiones más, pero ahora solo eran mensajes.

- ¡Mary, princesa por favor, arreglemos las cosas, que dices si mañana nos vemos, te llevo a la playa y luego vamos a comer algo rico, también podemos…, ya sabes, sabes cómo te gusta que te haga…-el chico no dejaba de insistir –

- ¡Hola amor, claro que sí, vamos quiero me lleves a ese lugar muy rico que me gusta tanto! –Jay le respondía ingenuamente, había caído en la trampa del chico y en los sentimientos femeninos de María quien aún pensaban que podían darle otra oportunidad al imbécil de su novio –

Al día siguiente, Jay se levantó muy entusiasmado, comenzó a buscar entre la ropa y sin mucha demora eligió un bonito conjunto de lencería que había comprado recientemente ayer, junto con una blusa holgada color blanca y fresca, que hacía combinación con un par de pantalones pegados color rojo que simplemente le daban una mejor forma a su figura, Jay se metió a la ducha y entonces froto sus senos placenteramente deseando hacerlo por alguna razón, la nueva María salió de la ducha y por fin se arregló, se plancho el cabello y se puso un par de tenis cómodos para combinar con el resto de su outfit.

- ¡Amor! –el chico le decía a lo lejos llegando en su auto –

- ¡Bebe, ya llegaste mi amor! –María corría gritando de felicidad y luego de dieron un beso - ¡Ay! –María se separa algo extrañada, de repente le pareció indiferente besarse con su novio –

- ¿Qué pasa amor, lista para una rica comida? –el chico la tomaba de la mano y la llevaba hasta el restaurante frente al mar –

Pasaron la tarde comiendo rico, platicando de cosas que Jay ni siquiera recordaba que sabía y de repente comenzaron a pelear, parecía que María se había acordado de su último pleito y la razón de que rompieran en primer lugar, pero luego de que su novio la abrazaba a la fuerza y con ternura, la nueva María volvió a desistir y se besó con su novio, aunque realmente no sabía si quería besarlo como su cuerpo le pedía insistentemente hacerlo.

Los dos novios decidieron seguir su tarde romántica  y de reconciliación, el chico llevo a María  hasta un camino oculto donde había una cabaña, María pronto reconoció el lugar y de inmediato ambos entraron, el chico comenzó a besar a María  quien al sentir las caricias  de su  novio sobre  su piel está comenzaba a jadear excitada dado su ninfomanía, el chico la  cargo de brazos y la tiró sobre la cama, apenas y tocaba sus senos con sus manos como él sabía que a ella le gustaba y le prendía causando que María gimiera fuertemente, pronto la desnudo dejando su cuerpo expuesto y totalmente listo para comenzar a  manipular, el  tipo la ató de brazos y piernas mientras que María sentía algo extraño, pronto, una presión muy grande  comenzó a crecer en su interior, como si quisiera impedir que lo hiciera.

- ¡Espera, detente, no lo hagas! –María jadeaba, pero ya era demasiado tarde –

- ¿Qué pasa muñeca?, ya estamos calientes, sé que te gusta, solo estas entrando en el papel –el chico la terminaba de atar –

- ¡No por favor, no eso no, no quiero que me violes, no soy una…, no soy quien tú crees, por favor, esto es solo un malentendido –a Jay le costaba decir su verdadero nombre y temía por su dignidad al ver expuesta su vagina –

Jay lograba reaccionar, parecía que tanta adrenalina había recuperado su cordura como Jay y hora que despertaba de su aparente hipnosis miraba como el chico lo había desnudado con el cuerpo de María y estaba listo para penetrarla, aunque Jay sabía que era imposible lograr escapar de ese martirio ahora que estaba con el cuerpo atado y que el sujeto la tenía a su merced, su cuerpo simplemente no le respondía quería que su hombre le penetrara.

- ¡Espera, Ahhh, Ahhh, sigue, no pares, así que rico! –Jay comenzaba a gemir y olvidarse poco a poco el resistirse, su cuerpo estaba siendo embargado por el placer –

- ¡Eso muñeca!, eres mi perra, eres una puta y ahora te tengo para mí solo –el chico le decía mientras estrujaba sus senos -

- ¡Ahhh! –Jay no dejaba de gemir ante tantos estímulos provocados por la maldición del cuerpo de María –

Luego de pasar el rato siendo penetrado con malicia y perversión por el novio de María, Jay simplemente se quedó retorciéndose del placer sobre la cama, el chico comenzaba a desatarla y le aventó la ropa encima, le mostró cómo había grabado desde una cámara oculta y ahora simplemente la botaba como una basura, Jay estaba llorando luego de escuchar  eso, los sentimientos  de María  volvían a controlarlo, ahora  estaba devastada luego de escuchar la maldad  de el imbécil de  su novio, Jay quiso arrojársele encima al sujeto, pero este era más fuerte que su frágil cuerpo y terminó siendo arrojado sobre la cama, el tipo la golpeó y Jay se quedó totalmente indefenso.

- ¡Y cuidado y me vuelvas a buscar, porque mira lo que tengo ahora en mi poder y con esto te puedo acabar como la puta barata que eres! –el chico le gritaba mientras que Jay no podía hacer ya nada para detenerlo –

El tipo se dio a la fuga dejando a Jay totalmente desorientado y con la fragilidad de los sentimientos de María, camino durante algunas horas hasta que encontró el camino de la carretera y una persona lo apoyo a llevarlo de regreso hasta su casa, Jay estaba demasiado deprimido, su vagina le dolía luego de la brutalidad con la que el hombre lo había penetrado y también la  espalda, por si fuera poco, el imbécil no había utilizado condón, algo que a Jay se le había olvidado irresponsablemente, pero entre los sentimientos de María y los suyos lo había olvidado por completo, su cuerpo estaba a total merced de sus hormonas, las cuales no podían controlarse cuando veían el enorme miembro de su macho, aunque mientras más lo recordaba como un fuerte trauma, más su cuerpo reaccionaba a que su novio aparentemente la  había engañado y se había deshecho de ella una vez más.

Ya habían pasado varios días y Jay seguía luchando por mantener el control de su nueva vida, a veces simplemente se comportaba como María hasta que de repente recordaba que Jay estaba en su interior y que quería salir para recuperar su vida, lo único que Jay podía hacer, era aprovechar el tiempo en el que recordaba que tenía el sexy cuerpo de  María para divertirse y tratar de  aliviar el estrés un poco, María quien se había robado su cuerpo, ahora estaba totalmente feliz con su nueva  vida y como veía que Jay también parecía estar feliz no pensaba renunciar a el mejor de  sus deseos.


lunes, 26 de octubre de 2020

Por unas grandes tetas




Kevin llegaba a la casa de la chica a la que le había robado el cuerpo, la Halloween Party había sido un evento extraño y sin precedentes, la Comunidad había llevado con engaños a muchas personas con tal de hacer negocios riesgosos, como cada año planeaban un negocio en particular, este año no podía haber una excepción, no podían frenar sus ganancias de cada año y luego de invitar a las personas con los mejores cuerpos, los más sexys, los más jóvenes y lo más perversos que pudieron encontrar, Gabriela había sido una de las elegidas.

Gabriela había tenido la fortuna de ser invitada a la Halloween Party, sabía que era un evento exclusivo del lugar y no podía perdérselo, le rogo mucho a sus padres por dejarla ir hasta que por fin aceptaron obligándola a cumplir todas las medidas de seguridad.

Cuando Gabriela llego con un disfraz de chica alemana muy revelador, muchos de los invitados se quedaron anonadados con sus tremendas tetas, parecía que estas se desbordaban del escote, claramente sus padres no estaban al tanto del disfraz que estaba llevando su hija al evento, un poco después, Gabriela estaba entusiasmada, ya se había divertido un buen rato aunque le parecía  extraño ver a tantos invitados apartados de una zona a la que llamaban especial, que era donde ella estaba junto con otros tantos personajes, de repente, un par de hombres disfrazados entraron y le ofrecieron una copa con una bebida extraña, Gabriela la bebió luego de que el anfitrión hiciera el brindis y entonces su cuerpo colapso, cuando ella pudo darse cuenta, ya estaba siendo expulsada de su cuerpo y siendo atrapada por una maquia especial que  sujetaban los ayudantes.

Luego de que el anfitrión revelara las especificaciones de su maléfico plan, el resto de los invitados comenzó a ofertar por el cuerpo que deseaban, Kevin era un joven de 14 años, venia de una familia de padres millonarios quienes no se hacían cargo de Kevin, el simplemente asistió al evento solo, siempre estaba solo y sin ningún amigo, gracias a eso, tenía fetiches oscuros y secretos que disfrutaba en su soledad, cuando Kevin pudo darse cuenta, había conseguido el cuerpo de Gabriela, de inmediato, los hombres le dieron una copa con la parte proporcional de la poción y su alma salió disparada mientras le daba un fuerte beso a la boca de la chica sin alma, provocando que su alma fuera trasladado al cuerpo de esta, en pocos segundos, Kevin ya estaba dentro del cuerpo de Gabriela experimentando la sensibilidad y pesadez de sus enormes tetas, sin dudarlo, las estrujo gloriosamente con sus manos, noto como el resto de los invitados la pasaban en grande con sus nuevos cuerpos y él estaba satisfecho con lo que había conseguido, se llevó el frasco que contenía a Gabriela prisionera y luego de depositar una fuerte suma de dinero a su cuenta, regreso a casa de la chica para tomar su nueva vida, y sin pensarlo mucho, se le ocurrió la grandiosa idea de convertir ese grandioso cuerpo en una máquina de contenido porno aprovechando el goloso tamaño de sus nuevas tetas con las que sabía que jamás volvería a estaría solo.   


jueves, 22 de octubre de 2020

El viaje del remoto 69


Créditos
https://swappinggrounds.blogspot.com/2016/07/the-remotes-journey-69.html?m=1



"Mami me deja montar en tu espalda", gritó el joven Dillon. Marion tiró de su cabello mojado hacia atrás y suspiró, "Está bien, pero eso es todo por el día. Tenemos que llegar a casa". Dillon se subió a su espalda y le echó los brazos sobre los hombros. "¡Weeeee!" vitoreó mientras se movían por el agua. Cerca, Ingrid y Paula estaban enloqueciendo después de encontrarse dentro de los cuerpos de Kevin y Patrick de 12 años. "¿Qué diablos es esto?" Ingrid gritó, mirando el control remoto en sus manos. Ella lo activó accidentalmente, envolviendo tanto a Dillon como a su madre en su rayo invisible. De repente, Dillon se sintió más pesado como si llevara una mochila para la escuela. Pero cuando miró hacia abajo vio dos pequeños brazos alrededor de su cuello. "¡AHH! ¡¿Qué es esto?!", Gritó, echándose hacia atrás y arrojando al niño pequeño fuera de él. Su cabeza se movía hacia adelante y hacia atrás con miedo, "¡¿Mamá ?! ¿Dónde estás? ¿¡MAMÁ !?" Estaba llorando ahora hasta que un niño pequeño salió del agua junto a él. ¡Para su horror, ese chico era él mismo! "¿Dillon?" Marion le preguntó a la mujer gigante que tenía delante. Dillon se llevó las manos a la cara y se miró los dedos. "Creo que soy Dillon ... pero no me siento como Dillon". Se dio cuenta de que ahora era mucho más alto y vestía el traje de baño de su madre. La pieza de nailon empapada se pegaba a las curvas de su cuerpo y Dillon se llevó la mano al pecho con asombro. Mirándolo directamente a los ojos estaban las tetas de su madre, mojadas por el agua y por alguna razón ¡las tenía! "¿Mamá? ¡Tengo miedo! ¿Por qué sueno como tú? ¿Por qué te pareces a mí?" Sus piernas y brazos se sentían tan largos y llevó sus manos a los nuevos senos en su pecho y apretó "Squishy" dijo mientras sentía la humedad del nailon gotear entre sus dedos. "Creo que me gusta esto". La cabeza de Marion estaba justo por encima del agua debido a su nueva altura, "Dillon, no sé qué está pasando, pero tenemos que arreglar esto". Dillon se rió, "Bueno, parece que ahora soy la mamá, así que lo digo ¡Nos quedamos aquí en la piscina y nos divertimos! ¡Aquí, déjame llevarte en MI espalda ahora! "

miércoles, 21 de octubre de 2020

El cumpleaños de mi padre







Caro estaba consciente de que el cumpleaños de su padre estaba cerca, ella era muy unida a su querido padre y pensaba en compensarlo por todos  sus años de esfuerzo que le dedicaba a ella luego de  que su madre muriera durante el parto, el día de su cumpleaños por la mañana, Caro llego con su padre junto con un pastel y una nota oficial de una clínica especial, al leerla el  hombre abrió los ojos sorprendido, la chica sonrió y mientras  él se arreglaba ella esperaba bien vestida y maquillada como solo una buena chica  podría ponerse tan bonita para una fiesta, su padre tardo un poco en bajar pues tenía algo de miedo y de curiosidad al respecto, subieron al auto conduciendo su padre hasta la clínica de Intercambio a la que los había citado su hija, aun con los nervios de punta, el hombre salía del edificio manejando su nuevo cuerpo con cautela, santa un mundo nuevo de sensaciones recorriendo por todo su cuerpo maravillado ante las sensaciones que venían tan rápido como para poderlas manejar, luego su hija salió con su cuerpo algo curiosa de sí misma, miro a su padre algo tímido intentando contenerse y esta solo le sonrió dándole permiso de que hiciera  lo que quiera desde ahora, Caro se subió al auto pero ahora desde el lado de su padre y condujo de regreso a casa mientras que dejaba que su padre saliera con su cuerpo a donde él quisiera, el hombre disfruto lo que pudo durante la semana que acordaron y después de regresar a sus respectivos cuerpos Caro se sentía más unida y querida por su padre.



martes, 20 de octubre de 2020

El viaje del remoto 68


Créditos
https://swappinggrounds.blogspot.com/2016/07/the-remotes-journey-68.html?m=1


"Ooohh, sí, amigo", gimió Kevin. "Chúpame mi dulce, dulce teta." El niño de 12 años no podía creer su suerte de que el control remoto realmente funcionara. Se lo había robado de la habitación de su hermana mayor, Mandy, después de escucharla hablar sobre el intercambio de cuerpos. Luego lo llevó a la casa de su mejor amigo, Patrick, y le contó el secreto. "Entonces, ¿de quiénes vamos a llevar los cuerpos?" Patrick preguntó emocionado. Kevin hizo girar el control remoto en su mano, "¡Yo digo que vayamos a la piscina y escojamos cualquier cuerpo que queramos!" Y eso es exactamente lo que hicieron los chicos. Kevin estaba mirando a una hermosa mujer rubia pasando el rato con su amiga. "Te quedas con la rubia y tú con la morena". Era obvio que Patrick esperaba tener tetas más grandes, pero siguió el ejemplo de su amigo. Una vez dentro de sus nuevos cuerpos, ninguno perdió el tiempo explorando sus formas femeninas. "Amigo, el bikini se siente raro", admitió Patrick, levantando sus pechos. Definitivamente se sentían más grandes de lo que esperaba, pero no estaba preparado para lo desnudo que se sentiría en bikini. "Bueno, es literalmente sólo tiras de tela que atraviesan nuestras partes privadas. ¿Qué esperabas?", Dijo Kevin secamente. "Basta de hablar. Vamos a trabajar. Quiero ver cómo es que me chupen las tetas", ordenó. Patrick miraba a su alrededor con nerviosismo, "Pero hay gente alrededor. Nos verán". Kevin se encogió de hombros, "¿A quién le importa? ¡Estos no son nuestros cuerpos! ¡Podemos avergonzarlos y luego intercambiarlos!" Una sonrisa se formó en los nuevos labios de Patrick, "Hola, buena decisión. ¡Amigo! ¡Deberíamos cambiar con los de nuestra hermana más tarde y meterlos en problemas!" Kevin sonrió, "Me gusta dónde está tu cabeza, amigo. Lo primero es lo primero, ¡juguemos a adultos sexys en la piscina!"


lunes, 19 de octubre de 2020

“La Posesión de Rubí” Parte 5




Durante la noche sentía como su cuerpo aun dormido se estremecía como una especie de parálisis de sueño, simplemente estaba ahí pero su cuerpo dejaba de responderle, Rubí sentía que estaba perdida, su mente terminaba por difuminarse en el fin de la nada, de repente Rubí dejo de pensar en el mal que estaba pasando y simplemente se quedó dormida soñando en aquellos días de su infancia como si su mente estuviera tratando de recordarlo todo, hasta ahora en el último día en el que había visto a Gilberto y finalmente lo que había causado en la cama horas atrás.


A la mañana siguiente, Rubí se despertó conmocionada, miro sus tetas y las tomo con sus manos tan solo para estrujarlas y sentir el placer que embargaba su cuerpo cada vez que lo hacía, Rubí se sentía muy extraña, sentía como si su cuerpo fuera controlado por la mente de un hombre quien siempre quería estarla manoseando y ella misma lo hacía tomando las ordenes de esa mente perversa, Rubí sabía que alguien la había estado controlando todos estos días pero simplemente aun en contra de su voluntad olvido el tema y tomo  su vagina simplemente para masturbarse, miro el reloj y enojada se levantó rápidamente moviendo el culo de lado a lado mientras aminaba desnuda, se dio un baño y arreglándoselo más perra posible salió directo a la oficina.

- ¡Me encanta ser Rubí! –decía la mujer mientras se preparaba en su auto nuevo, con su cuerpo nuevo luego de por fin tomar el control de todo-


Andrés estaba como todos los días puntual en la oficina, era muy cumplido con su trabajo y más si se trataba de complacer a la hermosa de Rubí, para que notara su valioso desempeño en el trabajo.

- ¡Buenos días Rubí! –saludaba Andes-

- ¡Señorita para ti! – respondía Rubí pedante-

- ¡Sí, perdón señorita! – Andrés caía desilusionado-

Luego se paseaba por toda la oficina tan solo para admirarla por toda el área cuando caminaba con sus hermosos tacones y contoneaba sus sensuales caderas con sus largas penas de lado a lado.

- ¡Ay, ya, deja de verla!, eres un asqueroso pervertido, solamente te pones a ver a la vieja esa con tu mente cochina –le decía Gabriela mientras notaba como Andrés se despistaba por la mujer-

- ¡Cállate, no sabes ni lo que dices! –

- ¿Qué no tienes que irte a tu área a trabajar?, te necesitan en mantenimiento –

- ¡Si ya, ya me voy! –Andrés salía del departamento de administración y regresaba dos pisos abajo a su área de mantenimiento-

Después del día tan tedioso entre las maquinas, Andrés regreso a la oficina de Rubí esperando poder verla antes de irse, mientras caminaba entre los cubículos, Andrés nota como Gabriela estaba mirando unas fotos de Rubí en su teléfono.

- ¡Vaya, vaya, así que te gusta Rubí! – Andrés la sorprendía-

- ¡Rubí, no, no para nada!, yo solo… -

- ¡Ay ya no te hagas que te estaba observando!, ninguna mujer mira tan detenidamente con esos ojos que tienes ahora a una mujer como Rubí –

- ¡Es por envidia pendejo, ¿no sabes cuando una mujer odia que otra se ponga como la más perra entre todas? –Gabriela intentaba despistarlo-

- ¡Si, si cómo no!, pero bueno, no tengo tiempo de discutir contigo, tengo otros asuntos más importantes que hacer –

- ¡Ni creas que esa perra te hará caso, solamente le importan los viejos con billete! – Fernanda le gritaba a la distancia mientras todas observaban al chico caminar hacia su oficina como casi todos los días desde que había llegado a la empresa-

- ¡A ustedes que les importa viejas amargadas, Rubí no es así ella es perfecta! –Andrés la defendía-

- ¡Ya me voy señores, las veo mañana con el trabajo terminado! –Rubí salía de su oficina despidiéndose de todos –

- ¡Si hasta mañana señorita! –respondían algunas amargamente mientras la observaba retirarse empoderada contoneando su culo restregándoselos en la cara-

Andrés se quedaba mirando fríamente sin poder reaccionar aun con su timidez, no podía acercase a ella sin sentir el temor ni el impacto de hablarle a semejante mujer como ella, aun así, dejó al resto de viejas amargada y corrió para alcanzarla.

- ¡Rubí, espera! –gritaba Andrés-

- ¿Qué se te ofrece, no te dije que para ti soy señorita Rubí? –la chica sentenciaba-

- ¡Perdóneme señorita!, no es mi intención ofenderla, en verdad no puede ser tan seria conmigo, adentro somos trabajadores, pero aquí afuera pues… -

Rubí lo miraba nervioso, además de confianzudo.

- ¡Mira, te voy a ser muy franca!, tú no eres mi tipo, ósea, no es como una historia de Betty la fea, pero con el chico el feo y la jefa la buenota a la que te puedes coger, no me caes, así son las cosas de la vida y ni modo, ahora déjame en paz que tengo que ir al Gym –Rubí subía a su auto y luego de arrancar el furioso motor de su BMW salió disparada lejos de Andrés-


- ¡Maldita sea, no puedo con una mujer como ella!, tiene razón, yo solo soy un chamaco sin dinero, quizás si tuviera el dinero suficiente podría conquistarla, o si fuera más guapo, no lo sé… -Andrés salía hacia la parada del transporte decepcionado-

Regresaba a su casa a estudiar algo para su trabajo y luego se puso a jugar videojuegos hasta muy tarde, al día siguiente, Andrés decidió invitar a Rubí a desayunar a la fonda de a lado, era muy conocida por toda la oficina pues es bastante buena y no como cualquiera de las fondas de la doña, era algo gourmet y pensaba que podría gustarle la idea.

- ¡Ru…, señorita Rubí! –

- ¿Qué se te ofrece Andrés? – le respondía Rubí muy ocupada-

-Eh…, nada, yo solo quería saber si, ¿le gustaría que la invitara a comer al restaurante de aquí de lado del edificio? –Andrés estaba nervioso esperando su respuesta-

- ¡Claro que no!, yo no como esa comida grasosa que venden en esa fonducha barata, yo cuido muy bien mi cuerpo lejos de toda esa porquería de chatarra-

- ¡Pero, no es mala comida solo intenta probarla, te gustara! –Andrés insistía-

- ¡Mira ya te dije que no, entiende! –Rubí reaccionaba frustrada-

- ¡Esta bien, ya no molesto, perdóneme!, yo solo quería… -

- ¿Quería que señor Villareal, quería que?, ya le dije que yo estoy muy lejos de sus posibilidades, entienda, no me interesa más que como empleado de esta empresa a la que servimos, y si no me deja en paz lo voy a denunciar por acoso laboral –Rubí ahora sí que estaba furiosa-

Andrés salió de la oficina de Rubí desdichado y cabizbajo, solamente notaba como algunas de las mujeres que estaban ahí lo miraban burlándose entre dientes.

- ¡Ya vez, eres un tonto! –Gabriela trataba de consolarlo-

- ¿Por querer conquistar a una hermosa mujer soy un tonto? –

- ¡Pues si tonto!, porque esa mujer es nuestra jefa y ni tu ni yo tenemos posibilidad alguna de que algo como lo que quieres suceda –

-Supongo que tienes razón –Andrés regresa a su área mientras pasaba el resto del día triste por tener que renunciar al amor de su vida-

Saliendo del trabajo, Andrés siguió a Rubí hasta su casa y luego la siguió hasta el gimnasio para de lejos verla entrenar, después de perderla de vista, sintió que ya era muy tarde y regreso a su casa, de venida, Andrés se encontró con una tienda muy peculiar, era como de esas que aparecen mágicamente en las películas, pues siempre había pasado por ahí y jamás la había visto.

- ¡Hola Andrés!, ¿Qué se te ofrece? –decía una dulce ancianita vestida de verde, su cabello rizado con algunas canas y algo chaparra, luciendo como entre los 70 y 80 años-

- ¿Cómo sabe mi nombre? –respondía el chico asustado tan pronto comentó a la tienda-

- ¡Yo lo sé todo, o la mayoría del todo! –decía la mujer confianzuda-

- ¡Usted no puede saberlo todo, es imposible! –

-Es verdad, sucede que, en tu gafete del trabajo dice que te llamas Andrés, ¿o me equivoco? –la mujer reía sínicamente-

- ¡Ah, eso explica muchas cosas! –

- ¡Bueno!, entonces esa mujer te tiene así de triste ¿no es así? –

- ¿Mujer, como sabe que…? –

- ¡Ya, ya, ya!, no hay que ser vidente para saberlo, se nota en tu expresión –

- ¡Perdóneme señora, pero no estoy para juegos! –Andrés retornaba hacia la calle-

- ¡Espera! –gritaba la ancianita, -Yo tengo algo que podría ayudarte, es más tengo muchas cosas que podrían ayudarte-

- ¿Ayudarme, como qué? –

- ¡Bueno, pues, aunque no lo creas, yo, soy una bruja, una hechicera o como quieras llamarme! –la mujer balbuceaba-

- ¡Una bruja! – gritaba el chico asustado mientras miraba como la mujer brillaba de verde todo el lugar mientras se oscurecía y parecían salir llamas verdes-

- ¡Así, es!, soy quienes llaman, ¡Lo imposible, lo sobre natural, lo demoniaco, lo prohibido, lo divino, lo inmortal! –

- ¡No, no me haga nada de verdad! –

- ¡Cálmate chico, yo te ayudare! –

- ¿Pero usted quien es, que quiere de mí? –

- ¡Soy Kata, Kata la hechicera! –

- ¿Kata?, ¡jamás eh oído hablar de usted! –

-Puede ser que jamás hayas oído hablar de mí, usualmente borro la memoria de aquellos que no son dignos de escuchar ni de mirarme-

-Bueno, pero, ¿qué me va a pasar? –

- ¡Nada te pasara a menos que tú quieras! –

-Y, ¿Cómo es eso, que tipo de brujería es esta? -

- ¡Es magia niña!, la magia que tengo, todo mi poder, tengo muchas cosas aquí que podrían ayudarte, hechizos, armas mágicas, anillos, collares, medallones, libros, etc. –

- ¿Hechizos de qué, de amor? –

- ¡Pues claro, de todo tipo de hechizos!, puedes pedirme que le haga un hechizo de amor a la mujer que deseas, o cualquier cosa, solamente que, si me pides enamorarla fervientemente de ti, o matarla te costara muy caro-

- ¿Qué tan caro?, la verdad no tengo mucho dinero –

-En todo tipo de magia hay reglas, no es tan fácil como piensas, la verdad la muerte es algo con lo que no se debe de jugar-

-Ya veo, entonces quiero que Rubí sea mía, que piense en mí, que este bajo mi control –

- ¡Jajaja!, parece que estas obsesionado con ella, será que más que estar con ella, ¿no es que deseas ser ella? – la mujer le intuía-

- ¿Ser ella?, no lo sé, no lo había pensado, ¿eso es posible? –

- ¡Claro!, en la magia también puedes cambiar almas entre las personas, cuerpos, hacer transformaciones, posesiones entre otras cosas más, no solo es hechizar, enamorar, matar, controlar, obtener todo el dinero y el poder del mundo-

- ¡Vaya, no pensé que eso fuera posible!, lo que me gustaría ahora es castigar a Rubí, hacerla sufrir, hacerla cambiar por ser tan mala con todos, poder tenerla en mis manos y que sea mejor persona-

-Pues entonces quizá te gustaría poseerla, controlarla, cambiar su mentalidad, su personalidad, por la tuya-

- ¿Cómo puedo hacerlo? –

- ¡Simple!, te daré un hechizo de posesión, pero te daré uno que es efectivo, aunque lento, tu mente se fusionara con la suya y poco a poco ella se perderá y tu tomaras el control de su mente y de su cuerpo, aunque hay un pequeño sacrificio por ello-

- ¿Sacrificio? –

- ¡Sí, un sacrificio…, la muerte! –

- ¡No señora, yo no quiero morir no me quiero ir no me quiero ir señora! –

-¡No te iras, ni te morirás realmente!, solo  tu cuerpo, realmente si hay mucho riesgo, pero debes de afrontarlo, el hechizo te expulsara de tu cuerpo y poseerá a esa mujer, pasaran días para que tú puedas tomar el control total de ella, pero podrás vivir dentro de ella, ver todo  lo que hace e ir controlado su forma de ser, tu cuerpo se quedara vacío, inerte, sin alma, morirá en cuestión de segundos pues eh modificado este  hechizo para que otras almas o  demonios no puedan usarlo como recipiente-

- ¿Demonios? –

- ¡Si, demonios!, están entre nosotros, igual que ángeles, espíritus, etc.-

- ¡Bueno, está bien, me lo llevo, pero lo pensaré!, no estoy muy seguro de hacerlo y perder toda mi vida –

La mujer le entrega el hechizo a cambio de que Andrés le diera un poco de su energía, pero eso sería cuando el hechizo fuera utilizado por el portador ósea él mismo.

Andrés regreso a su casa, estaba algo consternado por todo lo que había hablado con esa extraña mujer, cuando salió noto que ya era muy tarde, era como si las horas hubieran volado tan rápido que apenas se habían sentido como 10 minutos ahí dentro, se dio un baño ligero y se fue a dormir, pensando mucho en Rubí y en si debía de hacer lo necesario para estar con ella, así sea ser ella misma.

El siguiente día, Andrés estaba en la oficina, esperaba a Rubí como todos los días mientras trataba de que no se diera cuenta de que la observaba, siempre le decían que nada tenía que hacer en el área administrativa a menos que fuera por algún caso urgente, pero simplemente se hacía tonto estando en un área que no le correspondía.

- ¡Buen día!, mucho trabajo por hacer –la mujer saludaba a sus compañeros para luego entrar en su oficina y revisar el papeleo del día-

Rubí entraba mientras todos estaban fastidiados que a primera hora del día la mujer ya estaba comenzando a forzarlos, luego de un arduo día de trabajo Rubí salía contoneando sus caderas como siempre haciendo sentir mal a las demás.

- ¡No sé qué le ven!, seguro se la pasa cogiendo con el jefe, no ven que cada día se viste más como una puta, por eso la tienen donde la tienen –susurraba Fernanda

- ¡No deberías ofenderla!, en verdad ella es una gran mujer y con su trabajo lo demuestra –respondía Andrés-

- ¡Eso solo lo dices porque estás enamorado de ella, pero ella es una perra que jamás estaría con un tipo como tú! –

Andrés estaba bastante molesto, siempre era lo mismo, quería sentir que las viejas se tragaran sus palabras, sobre todo las que molestaban a rubí y su amor por ella, regreso a su casa muy cansado, estaba triste, mientras terminaba su cena, Andrés recordó lo que había pasado la noche anterior.

Cuando fue a dormir, Andrés miro su escritorio, ahí estaba el pergamino con el hechizo, luego de verlo decía muchas cosas que no entendía, pero debía de hacer una especie de concentración con su alma y muy noche, el chico estaba apurado, paso horas dándole vueltas al asunto, miro su celular donde tena unas fotos de rubí, la miraba bastante feliz, la deseaba verdaderamente, la amaba como nunca, luego de llorar un rato por ella, tomo el pergamino y comenzó a practicar lo que debía de hacer.

Andrés comenzó a recitar  el hechizo, realizaba respiraciones profundas y otras más rápidas, sentía que su interior se consumía, su corazón palpitaba rápidamente, sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas y poco a poco su corazón se detenía, Andrés experimento una especie de trance mientras  que su alma era arrancada de su cuerpo, sentía como un frio intenso cubría todo su cuerpo, cada vez más parecía ver una luz muy tenue que indicaba que  estaba perdiendo la vida, pero no había sido así, simplemente todo termino, Andrés miraba a su alrededor, su cuerpo estaba frente a el tendido en la cama, lucia muy extraño, como si algo lo hubiera chupado, parecía tener muchos años menos, luego recordó el pago a la bruja, había absorbido su juventud, ya  no  había vuelta atrás, su cuerpo ya no servía mas, Andrés se alejó lentamente de su cuerpo, con mucho dolor, dejaba atrás toda su vida.

Pronto, llego a casa de Rubí, no había entrado a su casa, pero al mirarla era simplemente hermosa, era  como una casa de ensueño, parecía que Rubí la cuidaba mucho, siempre manteniendo el orden, llego haca  donde ella  estaba, parecía un verdadero Ángel dormida tiernamente en su cama, Andrés no sabía cómo debía de poseerla, simplemente recostarse sobre ella,  o caer encima como si fuera en caída libre, para  variar, se  encontraba flotando sobre ella, Andrés intento introducirse  en su cuerpo, poco a poco parecía que su forma astral se fusionaba con el cuerpo de Rubí, la mujer comenzó a estresarse, se  puso algo resistente, su cuerpo estaba temblando y parecía que moriría, entonces, Andrés logro entrar completamente dentro de su cuerpo, sentía como su alma y su mente se fusionaba con la de Rubí discretamente sin provocar lio, Rubí se despertó como si nada, no sabía lo que pasaba, sentía su cabeza adolorida y con mucho mareo, sin darse cuenta se quedó dormida, Andrés, comenzó a percibir la  esencia de Rubí, su alma era tan cálida, pronto permaneció tan dormido como ella oculto dentro de su cuerpo comenzando a vivir con ella una nueva vida juntos.


Rubí despertaba en un nuevo día, se apresuró a ir al trabajo y comenzó a darse un baño, Andrés observaba todo, se sentía muy impresionado de sentir el cuerpo de Rubí  como el suyo mismo, solo que aún no lo controlaba  como tal, simplemente era maravilloso poder mirar  a través de los ojos de Rubí su cuerpo en todo su esplendor, miraba su cuerpo desnudo sin tener que pedírselo, sentía el roce de sus manos acariciando todo su cuerpo, Andrés estaba bastante excitado, deseaba poder estrujar sus  nuevos senos y sentirlo, Rubí comenzó a sentirse excitada, llevo sus manos a sus senos inconscientemente y estrujándolos jadeo incesante, de repente se  sintió extrañada por hacerlo y finalmente terminó de arreglarse para ir  pronto al trabajo.

Andrés paso dentro de Rubí cambiando completamente su forma de ser, aprovechando cada momento para hacer sentir a Rubí desesperada por cosas que ella pensaba, imaginaba deseaba y hacia inconscientemente de querer hacerlo, de si quiera creer que todo eso era posible que ella deseara hacerlo y sentirlo, ella  jamás deseo una vida con pareja, de repente imaginaba una vida con Gilberto, ella no era  grosera ni vulgar, sin darse cuenta tenía la boca muy suelta, jamás ayudaba a nadie y mucho menos comía cosas cualquiera, siempre cuidaba de su figura, aunque no dejando hacerlo fue considerable el modo en que ahora comía, al mirarse sentía un deseo bastante extraño y poderoso por sí misma, estrujaba sus senos todas las mañanas, amanecía mojada y a veces desnuda, pero una de las cosas más inquietantes, era que  jamasen su vida había jugado videojuegos ni le llamaban la atención hacerlo, mucho menos vencer a niños ridículos en línea y por supuesto que jamás coger y dejarse tocar por un chico de 15 años, Rubí se sentía devastada, los últimos meses aunque había sido algo feliz con la compaña de Gilberto, no lo  sentía de verdad, algo le estaba pasando, pero cada día que pasaba dejaba de importarle, comenzaba a tomarle el gusto a masturbarse y a estrujar sus deliciosas tetas, mirar y pervertirse con hombres y mujeres que miraba por la calle, e incluso una relación lésbica con Gabriela su asistente.

Rubí comprendió todo el ultimo día en el que había tenido la oportunidad de reaccionar por sí misma, su mente en realidad ya no estaba, su alma tenía poca incidencia en su propio cuerpo y el control de su vida la tenía Andrés.

- ¡No te preocupes Rubí!, te prometo hacer verdaderamente feliz a Gilberto, él es el hombre de mi vida, de mi nueva vida como Rubí- Andrés salía a la oficina con el cuerpo de Rubí, se paseaba en la oficina meneando sus caderas frente a las viejas que siempre la ofendían-    


Luego de una semana, Gilberto ayudo a Rubí a mudarse a su enorme casa.

- ¡Amor me hace tan feliz tenerte a mi lado, estos meses han sido los más maravillosos de mi vida, eres una mujer increíble, le mejor! –Gilberto encanaba a Rubí con sus palabras-

- ¡Si amor, yo también te amo, me encantas, me haces sentir la mejor de las mujeres, las más cachonda, libre y segura de mi misma –

Pasaron unos meses y la boda por fin había llegado.

- ¡Entonces amiga!, ¿Ya me dirás que es esa sorpresa de despedida de solteros que nos tienes a Gilberto y a mí? –

- ¡Cálmate Rubí, no comas ansias, esta noche lo sabrás! –

- ¡Anda dime! –

-Dile a Gilberto que los espero a los dos esta noche en el hotel Imperial, en la suite principal –

- ¡Esta bien, pero espero que sea bueno!, sobre todo si compartiremos nuestra despedida de solteros juntos-

El día paso lentamente, Rubí ya quería saber que sorpresa les tenia Jimena a ambos, cuando Rubí llego a casa, apresuro a Gilberto para irse a la cita con Jimena.

- ¡Hola Jiim, ya estamos aquí, en la habitación que nos dijiste!, ¿dónde estas? –Rubí mensajeaba a Jimena mientras ambos observaban la suite-

- ¿Qué estamos esperando amor? –

-No lo sé, Jimena dijo que nos daría una sorpresa aquí –

De repente, música de show sensual comienza a sonar en la habitación, todo se oscurece mientras que luces luminiscentes de muchos colores alumbraban el ambiente junto con un poco de máquinas de humo, Jimena aparecía de algún lugar oculto dentro de la misma suite acompañada de un hombre negro musculoso, ambos vestidos ella con un bikini muy erótico y el hombre con una tanga, llevaban globos en sus manos y una caja de cervezas y diversas bebidas.

- ¡Esta noche nos vamos a divertir comunica amiga! –Jimena gritaba mientras tiraba las cosas por doquier, también sacaba una caja donde venían un par de accesorios para Rubí y para Gilberto-

Ambos se  pusieron algo incomodos y penosos los trajes eróticos que les había comprado, no pensaban que las cosas se dieran e esa manera pero tampoco estuvieron desacuerdo por lo que sucedería, con confianza, Rubí comenzó a besar al fornido hombre mientras le bailaba una sensual danza  erótica, así como Gilberto era seducido por Jimena, Rubí sabia lo mucho que a Jimena se le antojaba Gilberto, lo cual con lo que había hecho esta noche le causaba algo de celo por haberse aprovechado, pero también era su única amiga  con la que aún mantenía una buena relación y contacto, además  ella tendría a Gilberto por el resto de su vida y quería darles a ambos un poquito de ese deseo, sabía que Gilberto no cambiaría de parecer pues se había asegurado de que la amaba solo a ella.

Rubí disfrutaba los apasionados besos del grandulón mientras acariciaba sus alucinantes músculos bañados en su sudor, recibía sus placenteros besos mientras experimentaba un fuerte orgasmo luego de sentir la penetración de su gigantesco pene dentro de ella, Rubí  gemía sin parar, mientras que Gilberto con algo de morbo y de pena por la  situación penetraba a Jimena aun acosta de su relación con Rubí la cual no parecía nada molesta y esperaba tampoco ella  se molestara  con ambos por hacer el amor, Gilbert besaba delicadamente a Jimena mientras que ella se excitaba fervientemente con sus caricias y su miembro explotando al máximo su sexo, ambas mujeres jadeaban sin parar, el grandulón y Gilberto se venían dentro  de ellas dejándolas exhaustas, pero la noche seguía, Jimena y Rubí  comenzaron a besarse, sentía la pasión dentro de sus cuerpos, una pasión extraña pero fantástica, luego comenzaron a dedearse y a darse caricias una a la otra en sus atributos, era una escena nunca antes vista, mientras que los hombres observaban la situación, riéndose porque ellos jamás se tocarían pero degustaban de la escena erótica mas mórbida y cachonda nunca antes vista en su vida, finalmente, Jimena se quedó con el grandote siendo penetrada gradualmente y placenteramente hasta explotar de orgasmos mientras que Rubí y Gilberto degustaban de una pasión la acalorada y tranquila con más amor del que nunca antes habían sentido.

Al día siguiente, Rubí y Gilberto despertaron abrazados en la cama de la suite, notaron todo el desastre que habían causado anoche con Jimena y su amigo grandote, quienes estaban en el otro lado de la suite recostados en otra de las camas, sin hacer mucho ruido, salieron sigilosamente del hotel regresando  a casa para  comenzar a prepararse para la boda que venía mañana, ambos estuvieron muy preocupados  supervisando que todo estuviera  en orden, recibiendo a la familia  en el hotel que habían registrado todas sus reservaciones y observando que las cosas salieran como lo previsto.


Rubí y Gilberto decidieron dormir la noche de la víspera de su boda en cuartos separados dentro del hotel, estaban bastante felices y ahora solo querían disfrutar de su soledad una noche antes de estar juntos para siempre.

Rubí paso toda la noche muy nerviosa, la  boda sería el mejor día de su nueva vida, aprovechó la circunstancia de su soledad y disfruto de su cuerpo mientras pudo, masturbándose plácidamente con su cuerpo, pasando sus dedos lascivamente en su sexo mientras se introducía el consolador que se había comprado hace poco para su disfrute, sentía la vibración del peculiar juguete explotando sus nervios vaginales y provocaban que su cuerpo temblara, ponía su culo rígido mientras hacía  presión en el tórax tratando de pujar ese éxtasis que la estaba dominando, suspirante entre sus jadeos y sus gemidos más sutiles y perversos que podría  expresar estando sola y libre consigo misma, estrujando sus senos solo como ella sabía hacerlo ahora que tenía bien estudiado las sensaciones de todo su cuerpo hasta finalmente venirse luego de tres rondas de estar bajo el poder de la llana sensibilidad de sus atributos.

Por fin el día había llegado, Rubí se levantaba saltando felizmente de la cama, estiraba su cuerpo plácidamente luego de la noche tan rica que había disfrutado, era ya momento de comenzar a prepararse para la ceremonia, todos los invitados  estaban ya llegando, mientras que los amigos del novio lo apoyaban y lo consolaban en el final de su soltería, mientras que Rubí se daba un baño y se arreglaba con un hermoso vestid apoyada de su madre y de Jimena quienes la dejaban como una verdadera diosa.

- ¡Amiga te vez increíble! –

- ¡Gracias amiga!, la verdad es que amo este vestido, desde que me lo probé supe que sería el vestido perfecto –

- ¡Hija estoy tan feliz por ti!, jamás pensé que llegaría este momento –

- ¿Ya puedo llevarme a la novia? –

- ¡Papa! –gritaba Rubí –

Todos los invitados esperaban mientras que el novio estaba nervioso y listo, la musca de bodas comenzó a resonar en la iglesia, todos admiraban como Rubí caminaba sensualmente en medio de todos, con el paso empoderado de su imagen acompañada de su padre quien estaba llorando de felicidad por ver a su hija finalmente casarse con el hombre a quien le confiaría la mano y la vida de su hija.

 

- ¡Entonces!, ¿Rubí, aceptas casarte con Gilberto? –el padre preguntaba-

- ¡SÍ, acepto! –Rubí respondía sonriendo sin pensarlo mirando hacia los ojos cristalinos del amor de su vida-

- ¡Entonces, los declaro, marido y mujer! –

Ambos se dieron un beso y la ceremonia había concluido, todos siguieron entonces de camino a la fiesta, la tarde y noche habían sido fabulosas, los invitados estaban realmente entretenidos con el evento, las ocurrencias de la pareja de recién casados entre otras cosas que sucedían entre los invitados.

Finalmente, ya muy noche, los novios salieron en una carrosa elegante y muy fina, trasladándose directamente a un avión privado que los llevaría hasta Hawái, donde pasarían su luna de miel.

Ambos estaban ansiosos por llegar, tan pronto como entraron a su habitación, Gilberto cargo caballerosamente a Rubí hacia la cama, se besaron apasionadamente mientras Gilberto desnudaba a Rubí sutilmente con sus manos, las cuales acariciaban la escultural silueta de la hermosa mujer que ahora era su esposa, el amor de su vida, se besaron y se dieron caricias en todo sus cuerpos, Rubí estaba lista para recibir el miembro de Gilberto, ahora se sentía más especial que nunca antes, pues  ahora estaba formalmente casados, Rubí sentía su miembro entrar finitamente por su sexo, estremeciéndose y jadeando tiernamente mientras provocaba que Gilberto la deseara fuertemente, Gilberto la montaba fuertemente mientras que la sostenía como una verdadera diosa, sintiendo como la penetraba firmemente mientras gemía respirando paulatinamente reaccionando a sus impulsos, Gilberto sostuvo con fuerza su abdomen para luego dejar venir su fluido masculino dentro de ella, Rubí jadeaba como una niña mientras se estremecía por el interior de sus sentidos, resoplando con furor el amor que le tenía a Gilberto, ambos se deslizaron entre las sabanas y se durmieron abrazados.

“Mi querida Rubí, sea donde sea que estés  ahora, lamento que no puedas entender el final de todo esto, pero amo cada parte de mi nuevo ser, amo el haber destruido tu vida para rehacer la mía, usando tu cuerpo, tú sensualidad y tu poder, me excita cada día el saber que tengo tu cuerpo, que puedo estrujar tus deliciosas tetas como nunca hubiera podido hacerlo mejor que siendo tu misma, el tocar y nalguear este culito sin tener que pedírtelo y sobre todo me rechaces día tras día por si quiera  salir conmigo, eh pasado de ser ese chico detestable y mediocre que tanto me creías, a ser la mujer empoderada y millonaria que tu jamás pensaste ser, tengo tu excito, tengo tu vida y tengo tu cuerpo, jamás pensaste que un hombre pudiera arrebatarte todo lo que con tanto esmero conservaste, espero que ahora entiendas que lo que Dios te da, un simple hombre desdichado te lo quita si no lo sabes apreciar y lo dejas como un idiota más, ahora que estoy esperando un hijo de Gilberto, sé que tu vida está completamente en mis manos y que seré la mujer más feliz de la tierra, porque yo…, ¡Soy Rubí!”