"𝑪𝒐𝒎𝒖𝒏𝒊𝒅𝒂𝒅 𝑩𝒐𝒅𝒚 𝑺𝒘𝒂𝒑"

viernes, 7 de octubre de 2022

"𝑭𝒖𝒈𝒂"


TG October 20

-Fuga-


Me encontraba caminando por la calle, la adrenalina y el olor a sangre de inocente me hacían hervir la sangre, yo era un asesino, un perro maldito que le encontraba encontrarse con inocentes, siempre era cuidadoso, trataba de ver donde daba mis pasos para no causar sospechas ni dejar evidencia.

Todo terminó un día, cuando sin querer, quise perseguir a una mujer hasta un callejón, la estúpida gritó y sin darme cuenta, una patrulla se encontraba rodeando por ahí, ya que estaba en silencio, no la escuché, ¡Maldigo ese día!; rápidamente me apresaron y comenzaron las investigaciones en mi contra.

MI abogado Saul…, había juntado las pruebas necesarias para que no me incriminaran por intento de asesinato, sino por violación, lo cual me daría una condena fuerte pero menos severa que de haber asesinado, y es que realmente no la violé, no había señales de violación más que de agresión, por lo que todo se justificó con un intento de violación.

En fin, pase mis últimos años en la cochina prisión, pudriéndome como dirían, en una celda a mi suerte como un perro.

Mi nombre era Juan, era un hombre de 45 años que trabajaba como trailero, por algo, nunca dejaba pistas que pudieran seguirme, ya que los enviaba a otros lados siendo todo un experto en las vías.

Luego de 30 años, mis días estaban contados, me sentía desgastado, tenía 75 años mal vividos, donde la adicción a la sangre y el sufrimiento inocente me habían dejado seco de la adrenalina que necesitaba para vivir, era un hombre sin familia ni nadie que me tuviera aprecio alguno.

Un día, el juez me citó para una reunión en la sala de visitas, cosa que se me hacía rara, ya que a mí nadie nunca en los 30 años de prisión que llevaba me habían visitado.

Al llegar, noté como varios otros prisioneros al igual que yo se encontraban esperando indicaciones, cada uno fue formado en una cabina de esas para hablar con tu familia o con una visita, pero con ese bloque de cristal insonoro y el telefonito ridículo de siempre.

Me senté a esperar sin entender lo que pasaba, cuando de repente, una mujer muy decente y recatada, pero hecha todo un bombón se sentó frente a mí, ella me sonrió levemente, como si quisiera sentirme aprecio, pero por dentro se encontraba el verdadero ser que ella albergaba, despreciándome al verme como un perro maldito de la sociedad.

- ¡Muy bien caballeros!, están aquí para comenzar una terapia, estas personas se dedican a la fe, vienen de la iglesia el Sagrado Corazón de Cristo, vienen a cumplir su misión con nuestro señor, y van a estar con ustedes por un mes para ayudarles a suplir sus penas, para que tengan algo de sanación y espiritualidad en sus corazones.

El sargento nos decía a todos mientras que incomodos mirábamos a nuestras parejas, no creía que esto fuera sanatorio ni digno de Cristo, era una mierda solo para crecerse superiores por practicar su dichosa religión, ¡Mírenla!, ahí, sentada como toda una ridícula mojigata.


- ¡Hola! –la mujer sonreía con un saludo modesto.

- ¡Uummm, hola…! – trataba de no darle importancia y renegado le conteste rápidamente – ¡Mejor apresúrese con esta mierda!, no tengo todo el día, tengo mejores cosas que hacer…

- ¿En verdad es mejor regresar a tu celda a pasarla encerrado que estar una hora con Cristo nuestro señor? –ella contrataco.

- ¡Sí bueno!, no es como que me interesen mucho esas mierdas de Dios.

- ¡No hables así del señor, por eso estas aquí, por no tenerlo en tu corazón!

La mujer continúo hablando de sus tonterías de Cristo y eso, la verdad me daba flojera, quizás, solo satanás se hallaba en mí y no su tal Dios.

(Continua leyendo abriendo la entrada si es que estas en modo web o computadora o tablet, ya que esta larga y puse un salto de página :P)

Luego de la hora de charla motivacional, la mujer se fue algo molesta por mi actitud, realmente peleamos, su manera tan testaruda de quererme tratar como un indio que necesitaba ser catolizado me encabronaba, mientras que yo estaba fastidiado de sus palabras ridículas de Cristo.

Los días pasaron y ella continuaba tratando de inculcarme su palabra divina, era de hueva pasar una hora cada día con ella, yo solo quería matarla, imaginando mil formas en que lo hacía, en como pasaba el cuchillo por su garganta, en como destripaba sus sesos etc.

Un día, ella llego algo triste, pensaba que era una forma ridícula de quererme convencer fingiendo estar deprimida por mis actitudes, pero comencé a notarla decaída en verdad, no era muy cariñoso, en realidad para nada, solo quería muerte y maldad, pero, sin embargo, algo dentro de mí quiso ceder en ese momento para apoyarla, al final de cuentas, no era una mala mujer interesada, solo quería su capricho de darme a Dios.

- ¿Qué tienes Evelyn? –le decía por su nombre, pues ya había más confianza.

- ¡Nada!, es solo la familia, hay… problemas, pero no pasa nada, comencemos con el versículo 3 del capítulo V de Pablo.

Como siempre, ella comenzaba con sus tontas oraciones y a leerme la biblia para entregarme sus tontas enseñanzas de Cristo, pero esta vez la notaba muy decaída, por lo que insistí en parar, esta vez quería devolverle el favor, por así decirlo.

- ¡Vamos Evelyn!, detente un momento por una maldita vez, ¡Estás mal!, puedo sentirlo, se oler el aroma a la tristeza y el miedo, ¿Qué tienes? –insistí.

- ¡Vaya!, es la primera vez que te noto realmente preocupado, pues, no es gran cosa, pero esta bien, te lo diré, veras…

Evelyn estaba bien buena, era una mujer madura de 47 años, menor que yo por mucho, pero demasiado rica para llevármela a la cama, deseaba mucho estar con ella, aunque en mi estado era imposible, además, ella era casada, no me dejaría tocarle ni un pelo con lo devota que era con su pasión por cristo.

Evelyn me contó que tenia un hijastro llamado Carlos, esta tenía 18 años y estaba por ir a la universidad, se casó con su padre cuando él tenía 11, cosa que no le gustó, pues sufrió mucho ante la pérdida de su madre bilógica, por lo que entendía que tuviera esa actitud tan dura con ella, al no querer aceptarla como su nueva madre.

Carlos era rebelde y muy misógino, era de esos que les valía verga todo, la escuela, la educación, estudiar, los modales, en fin de cosas como un joven responsable que debía de ser, era vago y pensaba con tristeza que se drogaba, pues recientemente le encontró unas bolsitas de cocaína en sus cajones, por eso es que el día de hoy venia muy triste, ya que eso ocasiono entre Evelyn y su esposo Luis un pleito muy fuerte.

Para Evelyn, Carlos no tenía remedio alguno, ella sabía que le hacía mucha falta Dios en su corazón, era lo único que esperaba darle antes de que ya no pudiera ofrecerle más a su tediosa vida de adolescente, quería llevarlo por el camino del bien.

Claro que yo estaba escuchando y riéndome de todo por dentro, que mujer tan estúpida, pero bueno, que podía hacerle, tenía muchos años aquí encerrado, pero a juzgar por el pasado del como eran los chicos en aquellos tiempos, sabía que los jóvenes de ahora no serían mejores que los de antes.

- ¡Tranquila Evelyn!, todo estará bien, así son los jóvenes, tu ten fe y veras que Cristo lo salvará.

Una mamada así le dije burlándome internamente, quería vomitar, pero la pobre mujer necesitaba que un macho le aconsejara, ojalá pudiera estar fuera para cogérmela y enseñarle mi verdadera entrega a Cristo.

Los días pasaron y trate de ganarme la confianza perpetua de Evelyn, nada tenía que perder, las cosas estaban de maravilla, lo hacía solo por sus ricas tetas, pues pensaba que, si la cortejaba bien con mis maravillosas palabras de vida y de fe, ella me dejaría cogérmela en una visita conyugal.

- ¡Ps, oye…, Juan…, cabron despiértate! –Hugo, mi compañero de celda me hablaba por la madrigada.

- ¿Qué verga quieres cabron? –le conteste enfadado solo quería dormir.

- ¡Mira! –me dijo mostrándome algo en su negruda mano.

- ¿Qué es esa baratija?, solo es un tonto collar –le dije arrebatándole el objeto de las manos.

- ¡Sí pendejo!, pero no es solo un collar, es un amuleto vudú, lo conseguí con una bruja, me vino a visitar el otro día.

- ¡Aja!, ¿Y qué hace o qué?

- ¡Es para cambiar de cuerpo!, esta hechizado con una magia muy fuerte, quería usarlo para fugarme en el cuerpo de mi Compañera Cristiana jajaja, pero mi abogado vino a visitarme poco después y me dijo que mi proceso de salida de esta cochinada de lugar estaba cerca, mi condena se redujo, así que ya no la voy a necesitar, por eso quiero obsequiártelo, dices que esa mujer tiene un hijastro problemático, ¿Por qué no le dices que le de el collar para que cambies de cuerpo con él y aprenda una lección?

- ¿En verdad puede hacer eso?, no sabía que existiera una forma de cambiar de cuerpo, pero ella no va a querer, si le digo que es magia negra me acusará de satanista.

- ¡No seas pendejo!, dile que es un collar bendito de Cristo, que te lo obsequió un padre el otro día que vino de visita, dile que quieres encontrar pruebas para tu libertad, para que te declaren inocente por los delitos que no cometiste, aparte le darías una lección a su hijo rebelde y con eso la enganchas, chance y te la cojes como tanto quieres.

- ¡Verga tienes razón!

- El collar funciona una vez que empieces el ritual, ella podría llevárselo y entonces comienzas a hacer el hechizo para que al momento en el que se lo de a su hijastro cambies con él y por fin te des a la fuga de la libertar.

- ¡Es verdad, gracias cabron, por fin podre volver a oler sangre inocente…!

- ¡Mierda!, así que sí eres un cabron, bueno ya que, solo no vuelvas a caer con la policía, sino estarás de nuevo en este agujero.

- ¡No pasara nada!, lo tengo todo controlado…

- Solo recuerda que el cambio es permanente, por lo que es de una sola oportunidad…

- ¡Sí, sí ya como tu digas!

No le puse atención a eso último, tantas ideas se me vinieron a la mente, por fin podría cogerme a la pendeja de Evelyn, la convencería de alguna forma de que se coja a su hijastro, no sería de su sangre, además seria yo en el cuerpo de Carlos y podríamos divertirnos, luego le cortare el cuello a esa perra ¡Jejejeje!

Esperé con impaciencia al siguiente día, quería ver que armas tenía para convencer a Evelyn, comenzamos como todos los días, un pequeño rezo y luego a platicar sobre nuestros días, claro que, yo no tenía mucho que contar, esta vez, noté que venía algo decaída, por lo que feliz, no dudé en comenzar la conversación con una pregunta que se había vuelto muy casual.

- ¿Otra vez problemas con tu hijastro? –comencé a tratar de envolverla.

- ¡Sí, de nuevo ese niño!, estoy cansada de tener que lidiar con su educación todos los días, pero es mi deber como su madre que ahora soy, sino Cristo bendito me castigará.

- ¡Jeje…, si, bueno!; no hay que perder la fe, quizás el chico pueda cambiar de actitud antes y mejor de lo que piensas…

- ¿A qué te refieres? –Evelyn preguntaba curiosa.

- ¡Mira Evelyn! lo que te quiero contar es de suma importancia, ¡Verás!, el otro día, un padre vino a bendecirnos, no sé quien era, no lo recuerdo muy bien, ya sabes que mis ojos ya no funcionan muy bien, mi mente esta cada vez mas vieja al igual que mi cuerpo, en verdad que tu has sido una gran luz en mis días de oscuridad –le decía como chantaje para que esto tuviera mejor efecto.

- ¿Ah sí, y qué pasó?

- Pues el padre me entrego algo valioso para ayudarme, como sabes, yo eh estado aquí encerrado durante muchos años injustamente, me acusaron de un crimen que no cometí, bueno, realmente no asesiné a nadie, ni siquiera violé a nadie, como buen cristiano acepto mis errores, esa noche tenía sed, sed de lujuria que Lucifer sembró en mí, estaba agonizando y…, bueno, es mejor que lo dejemos ahí, pero, realmente yo soy inocente Evelyn, ¡Tú lo sabes!; la verdad es que…, este collar que tengo aquí esta bendecido por el padre, este artefacto me ayudaría a cambiar de cuerpo con alguna persona para investigar la verdad desde afuera y poder entregar evidencias que denuesten mi inocencia.

Al decirle todo esto, no la vi muy convencida, se notaba confusa, además de intrigada, quizás había sido un shock muy fuerte haberle dicho todo eso, pero necesitaba ganármela.

- ¡Cielos, por mi Dios!, ¿Y qué puedo hacer yo al respecto?

- ¡Bueno, pensaba…!, dices que detestas a tu hijastro, ya te tiene cansada, pensaba…, ¿Podrías darle este collar a tu hijastro?, mi idea es cambiar de cuerpo con el y poder salir a buscar evidencias para mi caso, además, eso serviría como una lección de vida para Carlos, quizás pueda volver a su cuerpo con la fe en alto y valorando más su vida, ¿Qué dices?

Me sentía como en un circo, estaba riéndome por dentro, en verdad esta mujer era tan ingenua, tardo un poco pensándolo, notaba que era algo hipocondriaca, la veía muy ansiosa.

- ¡Pero…, pero, eso no puede ser, esa es magia, la magia es del Diablo!, ¡No entiendo como es que el padre te dio algo como eso!

- ¡Porque el padre confía en mi Evelyn!; el solo quiere hacer el bien, sabe que yo soy inocente, ¡Por favor!, ¡Ayúdame a ayudarte!

Evelyn no podía procesarlo del todo, comenzó a llorar, su fe era demasiado fuerte para creerlo, soltó unas cuantas lágrimas, no entendía que le afectaba tanto, estaba temblando de nervios supongo.

- ¡Me tengo que ir! –Evelyn se levantó de su silla.

- ¡Evelyn, por favor, ayúdanos! –grité insistente.

- ¡Lo voy a pensar!

Luego de eso, ella salió de la cárcel, por un momento pensé que esta noticia había sido demasiado fuerte para ella, pero confiaba en que haría lo políticamente correcto.

A los pocos días, pensé que Evelyn ya me había abandonado, quizás no debí de haberle dicho esas cosas, creía que ya la había perdido para siempre, mi gran oportunidad de fugarme de este asqueroso agujero se había ido, pero entonces, ella llegó a la visita misionera de siempre.

- ¡Evelyn, volviste! –le decía fingiendo emoción por verla.

- ¡Sí, necesitaba hablar contigo…!

Sabía que había dado en el clavo, ella se notaba nerviosa, su ansiedad le carcomía, quizá por fin lo había decidido.

- ¿Qué sucede Evelyn?, ¿Paso algo con tu hijastro? –preguntaba queriéndome ver preocupado como buen cristiano.

- ¡Sí…, el…, me golpeo! –Evelyn comenzó a llorar totalmente quebrada.

No parecía tener moretones, pero los cubría debajo de su ropa, Carlos, su hijastro la había empujad luego de un arranque de rebeldía, esto la había hecho caerse en un mueble y se golpeó unas cuantas costillas, por lo que había dejado de venir en estos días.

- ¡Eh estado pensando y…!; ¡Quizás tengas razón!, ¡Ese maldito mocoso necesita una lección!, creo que tú podrías ayudarme… - dentro de mi mente gritaba de felicidad.

- ¡Sí, sí lo logré, seré libre sí!

- ¡Espero que no tengas problema en hacerlo!, como dijiste, ¿En verdad podrías cambiar de cuerpo con él por unos días y así darle una lección, podrías buscar las pruebas de tu inocencia y todo eso…

- ¡Sí claro, que sí!, estoy dispuesto a afrontarlo, no hace falta que me lo digas, ¡Me haces muy feliz!

- ¡Perfecto!, entonces, ¿Qué hay que hacer?

Rápidamente, saqué el collar de mi bolsillo, esto era la meca del excito, le indiqué todo lo que debía de hacer, ella lo guardó en su bolso, al llegar a casa, debía de obsequiárselo a su hijastro, todo esto para que tuviera efecto en unas horas y pudiéramos cambiar de cuerpo, ella aceptó todo lo que le decía, esperando a que funcionara.

Nos despedimos luego de hablar un rato en nuestro maravilloso plan, la estúpida no sabía que realmente me daría a la fuga con el cuerpo del imbécil de su hijastro, por lo que me contaba, ese chico tenía el cuerpo perfecto para albergar mi maldad pura, era sumamente compatible conmigo, ambos queríamos el mal, era perfecto.

Luego de que se fuera, corrí inmediatamente a mi celda, Hugo me ayudó a hacer el ritual, indicándome todo lo que había que hacer, estábamos felices, pues por fin seriamos libres y nos veríamos afuera en el paraíso de la libertad.

Cuando Evelyn salía de la prisión, unos guardias la cuestionaron al salir, era una rutina de siempre, revisaban lo que traían dentro al entrar, así como también revisaban lo que salía de la cárcel, muchas veces encontraban armas, drogas, entre otras cosas más.

Los guardias notaron que Evelyn traía consigo un extraño collar que no le habían visto al entrar, ella era una mujer decente y muy dedicada, de hecho, ese día estaba muy nerviosa, pues pensaba que estaba cuestionando su fe, de inmediato, los guardias la interrogaron, pero ella les arrebató rápidamente el collar, temblando se lo colocó en el cuello, alegando que lo traía en debajo de sus bragas y apenas se lo había quitado, pues se le había caído al llegar a la prisión en su escote.

Evelyn estaba nerviosa, pero finalmente los guardias le creyeron y la dejaron salir, condujo a su casa y al llegar comenzó a hacer sus actividades de casa de siempre, lavó algo de ropa e hizo la cena para tenerla lista al llegar Carlos y su marido.

Finalmente, ella se sentó a reposar en la sala mientras se ponía a leer la biblia, de repente, Evelyn comenzó a sentir un fuerte mareo muy profundo, su mente daba vueltas y comenzaba a sentir como el mismo infierno la poseía, empezó a llorar, su corazón quería explorar, sentía una taquicardia muy fuerte, todo su cuerpo temblaba, hasta que quedó paralizada y finalmente inconsciente.

- ¿Qué, qué paso, en dónde estoy?, ¿Funcionó?, ¡Soy libre!, ¡Finalmente soy libre…!, ¿Pero que son estas cosas? –decía luego de sentir un doloroso rebote en el pecho.


Luego de haber hecho el hechizo, Hugo y yo esperamos pacientemente a que el idiota de Carlos se pusiera el collar que Evelyn debía de entregarle.

Las horas pasaron y no notábamos nada, cuando de repente, comencé a sentir un mareo muy fuerte, sentía como mi corazón se salía, miré a Huego con ojos de compasión, como si estuviéramos presenciando el pesar de mi muerte, pues pensamos que finalmente había funcionado, temblando en el suelo después de unos segundos, terminé inconsciente.

- ¡Son senos!, ¡Mi voz, sueno como una mujer!, ¡No puede ser, mierda, mierda!


Comencé a correr del susto, pero terminé cayéndome por los estúpidos tacones en mis pies, mi pecho rebotaba insistente por todos lados por lo que también caí desorientado por el brusco movimiento.

- ¡Esa perra estúpida!, ¡Se quedó con el collar!, ¡Ahora tengo su cuerpo!, cambié de cuerpo con ella y no con su estúpido hijastro.

Miré debajo notando que tenía las chichotas de Evelyn, me había convertido en una mujer, estaba en serios problemas, este no era el plan, no se suponía que debía de ser una mujer, me sentía bien incomodo, esa pendeja había arruinado todo, ¿Por qué se había puesto el maldito collar?, pensaba ajetreado.

Tomé los senos de Evelyn con mis manos, se sentía bastante extraño, era como tener dos masas bien carnosas y sensibles, rápidamente todo mi cuerpo comenzó a temblar, me sentía bien incomodo, no me imaginaba teniendo el cuerpo de una mujer, esto no se suponía que pasaría.

Mi mente estaba en shock, miraba todo mi cuerpo desorientado, me sentía fatal, no entendía que le sucedía a este cuerpo, ¿Acaso las mujeres no eran unas simple humanas como nosotros?, ¿Qué es lo que me estaba pasando?, ¡Qué la verga no quiero ser una mujer!

Caminé confundido por todos lados, miré mi reflejo en el espejo, en verdad tenía el cuerpo de esa pendeja, pero que hizo, ¡Ahhh!, me sentía muy raro, estas cosas rebotaban un chingo.

Me quité la blusa notando los deliciosos senos de Evelyn, estaba bien rica, era la primera vez que podía ver sus tetas casi desnudas, aunque en esta perspectiva.

Con trabajo, logré quitarme el brasier, estas cosas eran demasiado femeninas, me daba asco, me sentía raro, no era un maricon, era un macho, aunque ahora en el cuerpo de una mujer, pero, ¿Y si lo aprovecho?


Miré mis chichotas colgando, una vez que me quité el brasier mis chichotas cayeron ferozmente, fue una sensación muy extraña, todo mi cuerpo se des enderezó, mis tetas se agitaron por todos lados, ¡Que rico!, sus tetas eran enormes, Evelyn estaba bien rica, por fin veía sus tetas desnudas, ¡Y eran todas mías!

Jadeaba insaciable al tocarlas, por alguna razón el cuerpo de Evelyn comenzó a sentí mucha excitación, rápidamente todo su cuerpo se puso muy caliente, mi mente divagó unos segundos, sentía como mi ahora vagina reventó, parecía toda una fuga de agua.

- ¡Pero que mierda!

De un momento a otro, todo entre mis piernas se derramaba, fue entonces que en el duro golpe de realidad me había dado cuenta de que ya no tenía mi vergota, tenía el coño de Evelyn.

- ¡Mierda, tengo coño, soy una pinche vieja con coño!

Me quité la falda y la tanguita sumamente mojada, -¡Ah, mira nada más, tan Cristiana y tan putita –me dejé desenvolver, acariciando mi nuevo órgano, realmente se sentía increíble, las hormonas de este cuerpo actuaban rápidamente, excesivamente fuerte, como si nunca en su vida hubieran experimentado muchos orgasmos a la vez.

- ¿Qué mierda le pasa a este cuerpo? –jadeaba frotando mis nalgas, mis piernas, mis tetas, mis pezones, todo el cuerpo me temblaba y me ardía a montones, como si me estuviera pidiendo a gritos una tremenda liberación.

Comencé a deducir que todo era porque este cuerpo estaba demasiado reprimido, la zorra mustia de Evelyn era tan decente y cerrada que jamás le daba amor a su propio cuerpo, y, por lo que me había contado, ahora entendía porque sentía que su esposo la estaba engañando, esta mujer era sumamente aburrida.

Si lo sabré yo, que había estado aguantándola durante todo un mes, una hora todos los días, con sus oraciones, con su ridícula fe, que flojera de mujer, seguro ni si quiera quería coger como la hembra que era, quizás pueda aprovechar un poco…, ¡No!; ¿Pero que estoy diciendo?, ¡Yo no quiero que me coja un hombre!, es este cuerpo que esta en crisis existencial, quizás, solo quizás…

Metí mis dedos en mi coño, dejando que la sensación tan oprimida se liberara, chorros y chorros de mi vagina fluían, sentía el orgasmo femenino tremendamente, - ¡Que mierda de vida te han dado! –le decía al cuerpo de Evelyn tratando de satisfacerlo totalmente, mis hormonas de mujer estaban desatadas, sentía tanto calor cristiano en todo mi cuerpo, - ¡Ahhhh, Dios mío!, ¡Sí! –gemía fuerte por toda la sala, me excité a presión.

De la nada tuve un fuerte espasmo y me quedé inconsciente, desperté a los cuantos minutos, pensando que todo fue un sueño, miré hacía mi pecho sintiendo lo primero en encontrar, teniendo que tragarme mi ser de macho al ver esos dos montículos gigantes de carne caer de mi pecho, toda la alfombra estaba mojada, olía horrible.

- ¡Perdóname Dios, por ser una zorra pecadora Jajajaja!

Gemí tratando de mantener el control de mis nuevas proporciones, ¡Dios!, esta vieja esta riquísima, no sé que fue lo que paso conmigo, esto simplemente me domino, pero no pretendía ser una mujer todo lo que me quedaba de vida, quería el cuerpo de Carlos, quería volver a ser un joven fuerte y sano de 18 años.

Subí a la habitación de Evelyn a ver que tenía en su armario, necesitaba explorar este cuerpecito un poco más, fue entonces que me encontré con mucha ropa ridícula y muy sexy.

¿Acaso la zorra mustia de Evelyn pretendía usarlo para su esposo?

Desando y no pensando, me desnudé todita, me parecía ridículo ponerme esa ropa de vieja, pero mis deseos pervertidos iban mas haya, no me sentía para nada cómodo, pero el simple hecho de ver a Evelyn con esa ropita como toda una puta me hacía estremecer de deseo.

- ¡Ahhh, pero que sexy! –acariciaba mi culote, apretaba mis chichotas, todo se sentía demasiado real y excitante.

De repente, escuché como la puerta se abría, rápidamente volteé a ver y un chico apareció a la vista, ¡No puede ser!, se trataba de Carlos, el hijastro de Evelyn, ese maldito, su cuerpo debía de ser mío, aunque mirándolo mejor, estaba un poco feo, nada comparado con este hermoso cuerpo.

- ¿Evelyn?, ¡Jajajaja, mírate!, ¡Pareces una prostituta!, ¿No que muy santa?, ¿Que eras una virgen al servicio de Dios?, ¡Jajajaja! –el imbécil de Carlos me decía, poniendo sus ojos en mis tetas desnudas.

- ¡Así es Carlos!, eh dedicado portarme mal…, ¿No quieres castigar a tu mami? –no sé porque, pero de repente sentí un fuerte deseo por vengarme de él.

Abrir mis piernas y le mostré mi vagina, el no dudó en acercarse, se me hace que ya le traía ganas a esta pendeja, ¡Y cómo no!, si estoy bien buena, no dejé nada a la imaginación y rápidamente me puse manos a la obra.

Comencé a frotar su pene, que ya estaba erecto, quizás esto haría un poco mejor la mala relación entre Evelyn y su hijastro, me empezó a besar toda y mi cuerpo ardía, estaba sudando y mi vagina colapsaba.

- ¡Ahhhh, sigue, no pares! –le susurraba, sintiendo su lengua en mi cuello, sentía rico como apretaba mis tetas, ¡Quería más!

Entonces, se me ocurrió una gran idea, sentía como el collar que me había puesto en el cuerpo de Evelyn colgaba de mi pecho, pensé que, si me lo quitaba y se lo ponía, podría cambiarnos de cuerpo y dejar a este bastardo en el cuerpo de Evelyn, me daría mucha risa verlo paniqueado en el cuerpo de la odiosa puta de su madrastra.

A pesar de todo, me encantaba lo rico que sentía sus caricias y sus besos, aunque parecía un pendejo, sí que sabía complacer el cuerpo de una mujer madura como yo, logré quitarme el collar, estiré mis brazos y lo colgué en su cuello.

- ¡Ahora sí pendejo, disfruta tu nuevo cuerpo! –le grité en el momento.

Jadee con rabia, sintiendo como me embestía chupando mis tetas, pero nada paso, sentí una fuerte frustración, quizás debía de esperar un rato para que surgiera efecto, pensaba.

- ¡Jajaja!, ¿Qué es esta mierda? –Carlos la arrancó rápidamente de su cuello y todas las piezas del collar cayeron en pedazos.

- ¡No…! –grité del susto, sintiendo el miedo y coraje de pensar que ya me había quedado atrapado en este cuerpo para siempre.

- ¡Cállate estúpida, ven aquí y compláceme!

Carlos me agarró de las piernas, me abrió como una cualquiera y metió su pene dentro de mi coño con gran facilidad.

- ¡Espera pendejo! –jadee con rabia sintiendo como me lastimaba, pero a la vez sentía un rico placer emergiendo por todo mi cuerpo.


Su pene estaba dentro de mi coño, bien duro y grueso, poco a poco comencé a sentir una fuerte sensación en mi coño, es que Evelyn era tan cerrada que hasta su vagina tenía años apretada como si fuera una pinche virgen.

Sentía como me embestía, mis senos rebotaban por todos lados, entonces, sentí como algo caliente se corría dentro de mí, el imbécil se había venido dentro, me había cogido al hijastro de Evelyn, ¡Mierda!, no sabía que pensar, quería matarlo, me había vuelto su puta.

- ¡Ahhh, que rico estuvo esto, mami...!, creo que ya puedo empezar a llamarte así, espero que me des mucho mas cariño de mami como lo hiciste ahora, ¡Jajajaja!

Me repugnaron sus palabras, me dejó tirada como un simple objeto sexual, no podía parar de lo excitado que me sentía, eh de admitir que eso había sido bastante delicioso, aunque ahora me daba asco ver todo lo que escurría de mi vagina, pues tenía su semen dentro de mí.

Él se largó como si nada, mientras que me dejaba atrapadog en este cuerpo, ¿En que mierda pensaba Evelyn?, ¿Acaso quería que yo me quedara con su cuerpo?

- ¡Ahhh!, ¿Qué fue eso, en dónde estoy?, ¿Qué le paso a mi cuerpo? –Evelyn despertaba unas horas después dentro de mi celda con mi cuerpo –¿Qué hago aquí, porque tengo este cuerpo?, ¡Ayuda, ayuda!

Evelyn comenzó a gritar desesperada, se había dado cuenta de que había olvidado quitarse el collar y ahora estaba en mi cuerpo, Hugo se despertó gracias a sus gritos y trató de hacer que se callara.

- ¡Cálmate pendejo!, nos van a escuchar todos, ahora calladito o te navajeo.

- ¿Quién eres tú?, ¿Por qué estoy en el cuerpo de Juan? –Evelyn jadeaba sorprendida y abrumada, sentía miedo por estar en una celda, en mi cuerpo viejo y dañado por la vejez de la dura depresión de la cárcel.

- ¿Acaso conocías a Juan? –Hugo preguntaba extrañado de ver que Carlos me conocía.

- ¡Sí!, el me dio ese collar para cambiar con mi hijastro; pero se me olvido quitármelo del cuello y dárselo a Carlos luego de que unos guardias intentaran quitármelo, ¡Creo que arruine todo!

Evelyn comenzó a llorar, miraba sus manos arrugadas y sentía todo su cuerpo horrible y lleno de achaques, Hugo trató de controlarla, los guardias estaban prestos como moscas y los demás presos gritaban enojados que se callara ese marica, que suerte que ya no tuviera que volver a verlos.

- ¡Jajajaja!, ¿Así que Juan terminó en tu cuerpo…, Evelyn? –Hugo se reía, sabiendo lo que había sucedido.

- ¡Sí!, ¿Tus sabias de esto?, ¡Ayúdame a volver a mi cuerpo por favor! –Evelin jadeaba triste.

- ¡Jajaja!, perdóname preciosa, pero eso no se va a poder, esa magia negra era muy poderosa y solo resistía un cambio, el efecto es permanente, por eso quería hacerlo con tu hijastro, ahora vivirán en estos cuerpos por siempre, ¡Jajajaja!

- ¿Qué, cómo que magia negra?, ¡Juan me dijo que un padre bendijo ese collar!; ¿Ósea que todo fue una vil y asquerosa mentira?, ¡Que blasfemia, que horror, que asco!, ¡Me involucraron con magia negra, magia de Lucifer!, ¡Dios me va a castigar, dios mío, no puede ser!, ¡Perdóname señor porque eh pecado!

Evelyn comenzó a gritar y a rezar ferviente en oración, todos los presos comenzaron a gritar enfurecidos del escándalo, Hugo no tuvo de otras mas que noquear a Evelyn pues los metería en graves problemas.

- ¡Jajaja!, ay amigo, que rico te la has de estar pasando, ni modo, así es el destino, ¡Jajajaja!


PD: 

(Esta historia tendrá continuación, no pude hacerla de momento porque debía de avanzar, pero al menos eh dejado la primera parte, espero la disfruten.)

Kata se encontraba regresando a su casa, continuando sus planes para derrotar a La Comunidad, cuando de repente, una chica algo simpática llego para pedirle ayuda con un par de prendas bastante sexys. 


1 comentario:

¿Te ha pasado que quieres decir algo pero las palabras no son suficientes? Ahora puedes colocar imágenes o vídeos en comentarios, con los siguientes códigos:

[img]URL de la imagen[/img]

[video]URL del video[/video]